Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mercadona, Schweppes, Pepsico, Calidad Pascual y Nestlé se adhieren al Código de Buenas Prácticas Mercantiles

España alcanza por primera vez un superávit de más de 11.000 millones
Mercadona, Schweppes, Pepsico, Calidad Pascual, Nestlé, Clesa, Cuétara o Consum son algunas de las 78 empresas y asociaciones que se han adherido al Código de Buenas Prácticas Mercantiles en la contratación alimentaria.
En concreto, junto a estas empresas también se han adherido asociaciones como la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (Fiab), la Federación Nacional de Industrias Lácteas (Fenil), la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas), Cerveceros de España, Promarca, Asaja, UPA, COAG o la Confederación Española de Comercio (CEC), entre otras.
La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha presidido la entrega de los diplomas de adhesión al código en un día "importante" para el reconocimiento de las empresas y asociaciones que se han adherido a este "código voluntario", ya que es dar un "paso decisivo" para incrementar la eficiencia del sector agroalimentario español, en un marco de seguridad basado en el interés mutuo.
El código, que se enmarca dentro de la Ley de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria, tiene como objetivos lograr un "mayor equilibrio y transparencia en las relaciones comerciales, mejorar el acceso a la información y la trazabilidad a lo largo de la cadena, y regular las prácticas comerciales".
García Tejerina ha destacado que entre sus principios básicos figuran el equilibrio y justa reciprocidad entre las partes, libertad de pactos, buena fe, interés mutuo, equitativa distribución de riesgos y responsabilidades, cooperación y transparencia, además del respeto a la libre competencia en el mercado y sostenibilidad de la cadena alimentaria.
Estos principios son los "pilares necesarios" para que la cadena alcance un mayor equilibrio entre los distintos eslabones, y que contribuya a que España cuente con "un sector fuerte y cada vez más competitivo".
Además de los compromisos generales, el código aborda las prácticas en relación a aspectos clave como la negociación, la gestión, la innovación y la información e incluye compromisos adicionales relacionados con la garantía de la calidad de los productos, la reducción de los desperdicios alimentarios y el refuerzo de la cooperación ante situaciones de crisis de mercado.
En el código se establece un sistema de resolución de conflictos, que obliga a las empresas adheridas a diseñar un procedimiento interno para su resolución.
SECTOR AGROALIMENTARIO MÁS FUERTE, EQUILIBRADO Y MÁS COMPETITIVO
García Tejerina ha destacado que todos los operadores y empresas firmantes en el acto de hoy son impulsores del buen momento del sector agroalimentario español, un sector que crea riqueza en todos sus eslabones.
La ministra ha destacado que España está a punto de superar los 46.000 millones de euros en exportaciones, según el último año móvil, y que alcanzará por primera vez un superávit de más de 11.000 millones de euros.
Actualmente, el sector agroalimentario en su conjunto supera el 10% de aportación al PIB español, y sostiene un empleo de más de 2,5 millones de puestos de trabajo. "Hoy el sector agroalimentario español es más fuerte, equilibrado y, como consecuencia de ello, más competitivo", ha recalcado.