Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Mediterráneo y Madrid empujan al alza el crecimiento de España este año, según BBVA

Advierte de la desaceleración de la demanda interna, pero prevé un crecimiento "más homogéneo" en 2018
BBVA Research señala que la buena evolución de las exportaciones de bienes y servicios, la recuperación de la actividad residencial y el turismo están empujando el PIB de España, cuya previsión ha revisado hasta el 3% para este año, sobre todo en las comunidades del Mediterráneo y en Madrid.
Así figura en el 'Observatorio Regional', publicado este viernes por el servicio de estudios de la entidad financiera, en el que destaca que Canarias se mantiene en el grupo de cabeza, al que se une Andalucía, con incrementos del PIB cercanos al 0,9% en el primer trimestre del año, por encima del 0,8% de la media nacional, según el dato adelantado del INE.
Asimismo, apunta que el aumento de las exportaciones de bienes en el primer trimestre de 2017 en Asturias, La Rioja, Castilla-La Mancha, Aragón o Cantabria anticipa que las comunidades del norte de España también pueden estar registrando un empuje "mayor que en ejercicios anteriores".
Estos factores positivos contrarrestan la desaceleración de la demanda interna que se observó a finales de 2016 en Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia o Madrid y que se ha generalizado en el primer trimestre de 2017.
Para este año, BBVA Research prevé que las comunidades que registren un mayor crecimiento sean Baleares (+4%), Canarias (+3,5%), Madrid (+3,4%), Castilla-La Mancha y Andalucía (+3,1%), y Navarra y la Comunidad Valenciana (+3%). Les siguen La Rioja, Murcia y Galicia (+2,9%), Aragón, Castilla y León y País Vasco (+2,8%), Extremadura (+2,3%), Asturias y Cantabria (+2,2%).
De cara al 2018, ejercicio para el que prevé un crecimiento a nivel nacional del 2,7%, estima que ninguna región alcanzará un alza de PIB del 3%, siendo las CCAA que presentarán un mayor crecimiento Baleares, Castilla-La Mancha, Madrid, Navarra y País Vasco, con un repunte del 2,9% en todos los casos. Les seguirán Aragón, Canarias y Castilla y León (+2,8%), Andalucía, Cataluña, Galicia y La Rioja (+2,7%), la Comunidad Valenciana (+2,6%), Murcia (+2,5%) y Asturias, Cantabria y Extremadura (+2,4%)
FRENO DE LA DEMANDA INTERNA.
De igual forma, advierte de que en el primer trimestre continuó la desaceleración de la demanda interna, ya que el agotamiento de la demanda embalsada durante el período de la crisis, así como el menor impulso de factores como las rebajas fiscales (IRPF), "están comenzando a lastrar el consumo privado".
Esto se une al mayor control de gasto llevado a cabo por los gobiernos autonómicos y un esfuerzo de consolidación generalizado en la segunda parte de 2016. Así, nueve comunidades alcanzaron o mejoraron el objetivo de déficit del 0,7% del PIB regional. El contrapunto, añade, se encuentra en que, en su mayor parte, el ajuste se produjo a través de la reducción de la inversión pública.
CRECIMIENTO MÁS HOMOGÉNEO EN 2018.
De cara al próximo año, el 'Observatorio Regional' analiza una moderación en el crecimiento de la economía española, cuyo avance del PIB se situaría en el 2,7%, si bien "España todavía seguirá creciendo a niveles elevados", destaca el economista jefe para España de BBVA Research, Miguel Cardoso.
Cardoso explica que detrás de esta desaceleración se encuentra una menor contribución de la demanda interna, que ya se está observando desde finales de 2016. Adicionalmente, "habrá algunas comunidades autónomas que tendrán que continuar con el proceso de reducción del déficit autonómico, lo que lastrará el crecimiento de la demanda interna, principalmente en Extremadura".
Además, algunos vientos de cola reducirán su impacto positivo sobre la economía. En concreto, la demanda turística continúa mostrando un "fuerte dinamismo", pero los síntomas de agotamiento comienzan a traducirse en un menor crecimiento de visitas y pernoctaciones. Aquellas comunidades más beneficiadas por la demanda turística nacional verán una menor contribución del consumo a su crecimiento.