Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

May promete que limitará los precios de la energía en Reino Unido si es reelegida

La primera ministra británica, Theresa May, ha prometido que si el próximo 8 de junio es reelegida en el cargo limitará los precios domésticos de la energía en el Reino Unido, estableciendo un precio máximo a las tarifas de unos 17 millones de hogares.
"Protegeré a cerca de 17 millones de familias con tarifas variables estándar de ser explotados con repentinas e injustificadas subidas en sus facturas", escribe May en un artículo en el diario 'The Sun'.
La primera ministra británica considera que esta iniciativa de limitar los precios de la energía supondrá un ahorro medio de hasta 100 libras (unos 118,6 euros) al año para esta familia.
"En los últimos meses hemos visto a cinco de las seis grandes firmas energéticas anunciar más incrementos de precios -mientras los análisis demuestran que los márgenes de beneficio alcanzan niveles récord-", añadió May.
Estos planes afectarían a Iberdrola, que opera en el país a través de su filial Scottish Power, así como a Centrica, SSE, EDF, E.ON y Npower, los otros grandes proveedores del sector energético.
En la presentación de resultados del primer trimestre del año, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ya señaló respecto a Reino Unido que el control de los precios "afecta a la competencia y a largo plazo va en contra de los intereses de los consumidores".
Asimismo, Galán, que minimizó el efecto que podría tener una medida de este tipo sobre la compañía ya que solo afectaría al 50% de su cartera, señaló que el Gobierno británico debía decidir si quiere contar con un mercado competitivo o una tarifa completamente regulada. "El peor escenario para el mercado y para el consumidor es quedarse a mitad de camino", dijo.