Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mastercard se enfrenta a una demanda colectiva de 16.600 millones en Reino Unido

El despacho de abogados Quinn Emanuel ha presentado una demanda colectiva en la que reclama 14.000 millones de libras (16.551 millones de euros), lo que supondría la mayor indemnización en la historia de Reino Unido, al proveedor de servicios de pago Mastercard por haber aplicado comisiones anticompetitivas a las transacciones realizadas en comercios británicos entre 1992 y 2008, según informan Reuters y la BBC.
El caso, liderado por el ex Defensor del Pueblo en lo referente a servicios financieros de Reino Unido, Walter Merricks, podría afectar a un total de 46 millones de británicos, que podrían recibir una compensación aproximada de 300 libras cada uno.
La demanda acusa a Mastercard de haber aplicado recargos excesivamente elevados a los comercios británicos durante la utilización de sus servicios de pago en el periodo comprendido entre los años 1992 y 2008, lo que se tradujo en un incremento de precios para los consumidores.
En un comunicado, el segundo mayor proveedor de servicios de pago por detrás de Visa, ha mostrado su "firme desacuerdo" con la base legal de la demanda, por lo que ha señalado que se opondrá "vigorosamente" ante ella.
Por su parte, Merricks, quien acusa a Mastercard de aplicar "tasas invisibles", se ha mostrado "confiado" en que el Tribunal de Apelación de Competencia británico autorizará un proceso cuyo juicio no comenzaría antes de 2018.
En 2007, la Comisión Europea declaró ilegales las tasas de intercambio multilateral (TIM) aplicadas por Mastercard en compras transfronterizas realizadas con tarjetas de crédito o débito al considerar que inflaban el coste para los comerciantes y no producían beneficio para los consumidores, lo que llevó a la compañía a suprimir estas comisiones a partir de junio de 2008 con el objetivo de evitar una sanción comunitaria.
Sin embargo, la empresa apeló la decisión y no fue hasta 2014 cuaundo el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) desestimó el recurso de casación de Mastercard contra la decisión del Ejecutivo comunitario.