Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy afirma ahora que se cambiará la Ley Hipotecaria

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, espera anunciar este lunes la paralización temporal de los desahucios para los más desfavorecidosEFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado que se cambiará la Ley Hipotecaria si es necesario porque, según ha dicho, hay que "poder renegociar las deudas". Su afirmación choca con las reticencias de los negociadores del gobierno que hasta este martes eran contrarios a aceptar las propuestas del PSOE de modificar esta normativa para que la maniobra contra los desahucios tuviese mayor calado legal. Además, ha señalado que su Ejecutivo hará "todo lo posible" para "evitar" una posible ola de suicidios.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado que se cambiará la Ley Hipotecaria si es necesario porque, según ha dicho, hay que "poder renegociar las deudas". Además, ha señalado que su Ejecutivo hará "todo lo posible" para "evitar" una posible ola de suicidios.
En una entrevista en el diario argentino 'La Nación', recogida por Europa Press, Rajoy ha explicado que están tratando de "proteger a las familias en situación de exclusión social para que no sean desalojadas de sus casas". "Creo que hay que ser eficaz. Si hay que cambiar la Ley Hipotecaria, se cambia. Hay que poder renegociar las deudas y que nadie pierda su casa", ha enfatizado.
La afirmación es importante porque supone un nuevo cambio de rumbo en la política sobre desahucios del Partido Popular. En los últimos días habría pasado de querer solo modificar para hacer más eficaz el código de buenas prácticas a aceptar las posturas del PSOE en la mesa de negociaciones: una modificación en profundidad de la Ley hipotecaria, un asunto que asusta a los bancos y a Bruselas.
Después del suicidio de la exconcejal del PSE de Baracaldo (Vizcaya) Amaia Egaña antes de ser desahuciada, Rajoy ha asegurado que sintió "una enorme tristeza", una "gran preocupación" y una "importante desazón". "Esperamos presentar, junto con la oposición, un paquete de medidas para evitar que esto se vuelva a repetir", ha añadido. Al ser preguntado si tema a una ola de suicidios, ha respondido: "Haremos todo lo posible para evitarla".
Sobre si acepta la crítica de que el Gobierno está ayudando más a los bancos que a la gente que más lo necesita, el jefe del Ejecutivo ha explicado se han nacionalizado tres instituciones financieras y ha destacado que eso "más que ayudarlas es hacerlas del Estado".
"No se trata tanto de ayudar a los bancos, sino de ayudar a la gente. De lo que se trata es de que todo el mundo tenga seguros sus depósitos y sus ahorros, que los acreedores de los bancos puedan cobrar y de que los accionistas no se vean perjudicados", ha apostillado.
Crecimiento en 2014
Además, ha admitido que ve la luz al final del túnel porque las previsiones de la Unión Europea establecen que España crecerá un 0,8 por ciento en 2014. "Y yo espero que crezcamos más", ha exclamado, para asegurar que confía en que se vuelva a crear empleo para entonces.
Ante el hecho de que las previsiones del FMI y otros organismos internacionales sean menos positivas, el jefe del Ejecutivo ha afirmado que "no tiene ningún sentido ser optimistas" pero ha añadido que "las previsiones son previsiones". Dicho esto, se ha mostrado convencido de que "las cosas van a ir mejor el año que viene, y que los efectos de las reformas se van a notar".
"No podemos negar la realidad, porque sería el peor favor que nos haríamos a nosotros mismos. Las cosas no están bien, pero ya sentamos las bases de la recuperación", ha aseverado, para añadir que el actual proceso de reformas dará sus frutos.
Dos huelgas generales en menos de un año
Al ser preguntado cómo percibe la situación de explosión social, el jefe del Ejecutivo ha admitido que es "verdad" que su Gobierno no lleva "ni un año" y ya ha tenido "dos huelgas generales y muchas manifestaciones".
"Yo entiendo el malestar de la gente, y no vivo de espaldas a la realidad. Este Gobierno ha tenido que tomar decisiones muy difíciles, como subir los impuestos, que vamos a volver a bajar en cuanto la situación mejore, ya que no creo en eso", ha enfatizado.
Sobre un posible aumento de la violencia en las calles, Rajoy ha reconocido que le "preocupa" pero ha subrayado que su Ejecutivo tiene que tomar decisiones "para superar este momento". "No tenemos otra alternativa. Hay mucha gente que lo entiende, aunque evidentemente hay otros que no lo entienden y yo los respeto. Pero en España somos 46 millones viviendo aquí, y hay muchos a los que no les gusta lo que hacemos y a otros tampoco, pero a muchos sí", ha manifestado.
Referéndum catalán: "no va a suceder"
En cuanto al debate soberanista abierto en Cataluña y la posible independencia, Rajoy ha pedido "no adelantar acontecimientos" y se ha mostrado "absolutamente convencido de que las cosas volverán a su cauce". A su entender, "el mundo no va por ahí" sino que se trata de "borrar fronteras, no de imponerlas". "Al final se impondrá el sentido común, no le quepa la menor duda", ha resaltado.
Al ser preguntado qué pasará si gana el 'sí' en el referéndum catalán, el jefe del Ejecutivo ha dicho que "no merece la pena adelantarse a acontecimientos que no van a suceder" y ha recordado que España es el pueblo "más antiguo".
"Nos une la historia, la tradición, las familias, los catalanes que se fueron a vivir a otros lugares de España, y los de otros lugares de España que van a Cataluña. Y también, nos une la Constitución y el futuro", ha concluido.