Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En Marea reclama una línea de crédito para productores lácteos y fijar un precio de referencia para la leche

En Marea ha pedido al Gobierno en funciones abordar la alta tasa de endeudamiento de los productores lácteos, habilitando líneas de crédito o financiación públicas, y fijar un precio de referencia para la leche acorde a los costes de producción.
En una proposición no de ley registrada en el Congreso y recogida por Europa Press, la marca gallega de Podemos ha denunciado que la ausencia de esta tarifa está causando el cierre de explotaciones ganadores a ritmo "galopante", pues la cantidad que reciben por la leche no cubre la totalidad de los costos de producción.
En Galicia, principal productor estatal de leche, los precios se sitúan por debajo de los 24 céntimos, mientras que el coste de la producción se sitúa por encima de los 30 céntimos. Dada la incapacidad por poder costearlos, las deudas acaban repercutiendo a toda la cadena de producción. El endeudamiento total de las explotaciones alcanza ya los 75 millones de euros.
Estos datos reafirman a En Marea para considerar el acuerdo alcanzado en septiembre de 2015 entre la industria del sector, las empresas de distribución y una parte de los productores un "estrepitoso fracaso" y reclaman más medidas al respecto.
SANCIONES
Además del precio de referencia, piden contemplar un régimen de sanciones que garantice el cumplimiento de los pactos y los contratos homologados e introducir la figura de un intermediario que pueda negociar entre los productores y las industrias --a las que acusa de ejercer un "abuso de poder-- siempre que una de las partes lo solicite.
Los productores, señalan tienen "escasa o nula" capacidad para negociar los contratos con las industrias, a las que acusan de ejercer un "abuso de poder". Son estas últimas las que finalmente establecen las condiciones, sin ofrecer ningún margen para la negociación, lamentan.
Asimismo, En Marea reclama que se obligue a etiquetar "fielmente" la procedencia de la leche --revalorizando así el producto autóctono-- y que se prohíba la utilización de la leche "como producto de reclamo para atraer consumidores en las áreas comerciales".