Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp.) La familia Luksic centra las acciones legales por la resolución de Banco Popular sobre la JUR y el FROB

Ya ha presentado un recurso contencioso administrativo contra el FROB y hará lo porpio ante las autoridades comunitarias
La familia chilena Luksic, titular del 3,45% del Banco Popular antes de su resolución, presentará un recurso de primera instancia ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) por la decisión de la Junta Única de Resolucion (JUR) de resolver de Banco Popular, al interpretar que la medida aplicada fue desproporcionada y de carácter nulo.
El grupo chileno, que ha contratado al despacho de abogados Roca Junyent, ya presentó un recurso contencioso administrativo contra el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) ante la Audiencia Nacional el pasado 21 de junio por el mismo motivo.
La decisión de la familia Luksic se produce después de que el grupo chileno invirtiese, a través de Vallum Foundation, unos 113 millones de euros en Popular para hacerse con una participación del 3,45% en la entidad. El grupo compró acciones del banco desde enero hasta el pasado 6 de junio, día previo a la resolución de la entidad.
Los representantes de la familia chilena consideran que la decisión de las autoridades de amortizar las acciones de Banco Popular, así como también los bonos contingentes convertibles y la deuda subordinada, es "desproporcionada" siendo la entidad todavía solvente. "Creemos que se debería haber dado más tiempo y haber proporcionado liquidez a través de las líneas de liquidez de emergencia", indicaron en rueda de prensa.
"La decisión es desproporcionada siendo la entidad solvente, creo que es más facil de decir viendo los casos italianos; creemos que se debería haber proporcionado liquidez. No buscabamos recursos de los contribuyentes, sino una solución privada", aseguró José Bulnes, portavoz de la familia Luksic.
Además, el grupo chileno estima que las declaraciones de la presidenta del Mecanismo Único de Resolución (MUR), Elke König, fueron "desafortunadas", ya que contribuyeron a agravar la crisis de liquidez. "La JUR, en vez de ser parte de la solución, fue parte del problema", agregaron.
Desde Roca Junyent, por su parte, solicitan la anulación del acuerdo de resolución y posterior venta de Popular y que se abonen daños y perjuicios a los afectados, dado que la resolución atenta contra los principios de derecho de propiedad, no es transparente y no se otorga poder de decisión ni alegación a la parte afectada, según explicaron.
EXCEDERSE EN SUS COMPETENCIAS
En el caso del recurso presentado en la Audiencia Nacional el pasado 21 de junio, el despacho de abogados afirma que el FROB podría "haberse excedido" en sus competencias al aplicar la resolución de Banco Popular.
En su argumentación, los representantes de la familia chilena también cuestionan la valoración dada a Banco Popular de entre 2.000 y 8.000 millones de euros negativos y defienden que el valor promedio de la entidad antes de las declaraciones de König se situaba en torno a los 3.000 millones de euros, por lo que inciden en que no se suguió el criterio de maximización del precio.
El grupo chileno también ha informado de que abordará el proceso legal de forma independiente, al haber entrado en Popular ya en enero de 2017 y contar con un perfil institucional, por lo que creen que su causa difiere de la de otros accionistas afectados. Asimismo, descarta emprender acciones legales contra Santander.
RESPALDO A UNA AMPLIACIÓN DE CAPITAL
Por otro lado, el portavoz del grupo inversor andino ha asegurado que la familia Luksic estaba dispuesta a participar en una hipotética ampliación de capital de Banco Popular, tal y como manifestaron al otrora presidente Emilio Saracho en una reunión celebrada el pasado 8 de mayo, días después de comunicar al mercado que habían superado el 3% en la entidad.
"Decidimos entrar en el banco una vez supimos del cambio en la administración", ha revelado Bulnes, que indica que desde el grupo inversor confiaban en que Saracho sería capaz de sacar adelante la situación de Popular.
No obstante, Bulnes confiesa que esperaban que el expresidente hiciese declaraciones "más prudentes" sobre la situación de Banco Popular. "Con sus declaraciones afectó al precio de la acción", indicó el portavoz de la familia Luksic, que no descarta emprender acciones legales contra el expresidente del banco "si tienen fundamento".