Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España no se negó a una quita de la deuda griega por motivos electorales

“La quita de la deuda griega nunca estuvo encima de la mesa”.  Luis de Guindos ha negado de esta forma que España se opusiera a esta posibilidad por intereses electorales. El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, aseguró ayer en una entrevista con el diario belga Le Soir, que España se negó a esta quita porque “tenía elecciones”. Una postura que también adoptaron Portugal e Italia, según la versión de Juncker.

“Nunca he visto a ningún país que la defendiera”, ha asegurado el ministro de economía tras su comparecencia en la Comisión de Economía del Congreso para hablar del tercer rescate griego.  Sin embargo, durante su discurso ante los diputados, Guindos ha contado otra versión. “España siempre se opuso a una quita nominal de la deuda griega, al igual que el resto de estados miembros del euro”. Es decir, sí se planteó esta posibilidad en las últimas negociaciones de los socios europeos con Grecia y España consiguió, según la versión de De Guindos, que el acuerdo final con el país heleno no recogiera esta opción.
Con este tercer rescate la exposición del Estado español a la crisis griega alcanzará los 36.000 millones de euros. “Ni nosotros ni nuestros bancos teníamos una exposición a Grecia. Nuestra ayuda es pura y mera solidaridad”.  De hecho, según las cuentas que ha hecho el ministro,” ya se han perdido 1.500 millones de euros del primer rescate griego”.  Esa cifra, ha explicado, es la diferencia del coste de financiación en los mercados del Tesoro español cada año comparada con lo recibe de intereses por el préstamo que le hizo a Grecia en 2010 por importe de 6.700 millones.
De Guindos ha hecho también una lectura en clave interna del acuerdo griego. “El caso griego es una constatación clara de cómo una agenda política y económica errónea puede deteriorar de forma rápida una economía”. Ese deterioro ha complicado las negociaciones y ha elevado el importe del tercer rescate, “que claramente habría sido inferior hace unos meses”, ha afirmado.
“Fíjese usted lo que ha durado la teórica resistencia del gobierno griego ante unas vacaciones bancarias y unos controles de capitales”, ha contestado De Guindos a las críticas que le había hecho Alberto Garzón, representante de Izquierda Unida.
La anécdota de la sesión la ha protagonizado el diputado popular Vicente Martínez Pujalte, que ha defendido las condiciones impuestas a Grecia. “Maldita gracia tendría que le estemos pidiendo ese dinero a los españoles para que Varoufakis (ex ministro de economía griego) se compre otra moto de lujo”.