Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lidl facturó un 9,4% más en 2016 en España y prevé invertir más de 300 millones y crear 1.000 empleos en 2017

Ve potencial para seguir creciendo en España, donde aspira a alcanzar más de 800 establecimientos
Lidl, la cadena de supermercados, cerró 2016 con una facturación de 3.335 millones de euros, lo que supone un 9,4% más que en 2015 y le sitúa como quinto operador de la distribución en España, donde invertirá más de 300 millones de euros en 2017 y creará 1.000 empleos, en el marco de su apuesta por este mercado.
"Ha sido un buen ejercicio para Lidl en España, donde seguiremos apostando por el mercado español, ya que vemos potencial para seguir creciendo y siempre con nuestro objetivo de tener el precio más barato sin renunciar a la calidad", ha señalado el director general de Finanzas de la compañía, Ferrán Figueras, durante la presentación de resultados de la compañía.
Lidl invirtió el pasado ejercicio un total de 368 millones de euros, siendo su mayor partida de inversión anual en 23 años y que le permite acumular 2.600 millones de euros en inversión desde su desembarco en España en 1994.
Figueras ha explicado que el ritmo inversor ha conllevado 39 nuevas aperturas en 2016, la ampliación y reformas de tiendas hasta alcanzar las 540 con una superficie de ventas de 560.000 metros cuadrados.
La cadena de supermercados prevé invertir más de 300 millones en 2017 e inaugurar una treintena de nuevos establecimientos en España. "Vemos potencial para seguir creciendo en España, hasta un horizonte de 800 ó 850 tiendas con un ritmo de 30 ó 40 aperturas al año", ha indicado, al tiempo que ha reconocido que "no hay presión" para alcanzar esa cifra cuanto antes.
De cara a este ejercicio, la firma, que cuenta con el 4,1% de la cuota del mercado del sector, confía en "seguir creciendo" y estima impulsar sus ventas por encima del 5%, un dato con el que ya se dan por satisfechos, aunque dependerá del ritmo de las aperturas.
Respecto a la apuesta por el 'ecommerce', el director general de Finanzas se ha mostrado cauto. "Es un proyecto en el que se va trabajando. Ya se está haciendo algo en Alemania desde hace varios años y ahora en Bélgica y Holanda. Nosotros entraremos en esta línea de negocio cuando tenga sentido", ha destacado.
Por otro lado, no descarta crecer con adquisiciones, aunque ha recordado que el modelo de Lidl es con crecimiento orgánico. "La política general del grupo no ha sido la de crecer vía adquisiciones o fusiones y optamos por un crecimiento orgánico. Si hubiera alguna oportunidad en el sector no la dejaremos de estudiar", ha señalado.
EL MEJOR SUELDO MÍNIMO DEL SECTOR
Por su parte, la responsable de recursos humanos de la compañía, Amalia Santallusia, ha destacado que Lidl es el "mejor empleador del sector" y ha recordado que para conseguirlo se firmó el pasado año el primer convenio colectivo, que "proporciona un marco sostenible para el crecimiento de Lidl".
Así, ha destacado que la cadena de supermercados creó en 2016 un total de 1.000 nuevos empleos, lo que supone un 25% más de lo previsto y que les permite contar con una plantilla de 12.500 empleados, de los que el 95% cuenta con contrato indefinido. Además, en 2017 prevé crear otros 1.000 nuevos contratos.
Para conseguirlo, la compañía ha subrayado que la base es una retribución competitiva, "clave para fidelizar el talento", ya que cuenta con el mejor sueldo mínimo del sector (8,57 euros /horas), el desarrollo de las personas, la conciliación y la responsabilidad social. La firma ha invertido 13 millones de euros en formación.
PRIMER CLIENTE DE LA HUERTA ESPAÑOLA
Por su parte, el director general de compras de Lidl, Miguel Paradela, ha destacado la apuesta de la compañía por los productos nacionales, que ya representan más del 70% de su surtido, el doble que en 2008, mientras que trabajan con 650 proveedores españolas, un 8% más que en 2015.
En 2016 compró productos por valor de 3.200 millones de euros en España, un 7% más, de los cuales 1.700 millones de euros se destinaron a la exportación a las 10.000 tiendas que el grupo tiene repartidas en Europa, contribuyendo así a internacionalizar el negocio de los proveedores españoles y le permite tener una balanza comercial positiva de 880 millones de euros.
Paradela ha destacado que la cadena de supermercados se marca como objetivo la "mejor calidad al precio más barato", que se consigue a través de un elevado volumen de compras agregadas, con un surtido limitado y optimizado con 1.900 referencias y que está enfocado principalmente en la marca propia (90% del surtido).
La cadena de supermercados sigue siendo el primer cliente de la huerta española, adquiriendo el 7% de la producción total de fruta y verdura española. El pasado año compró 1,4 millones de toneladas, exportando el 85%.
"Además, hemos renunciado al mercado lácteo internacional, apostando 100% por leche española. Volvemos a subrayar nuestro compromiso con el sector lácteo y ganadería nacional", ha reiterado Paradela.