Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Junqueras destaca el aumento del gasto social para conseguir el 'sí' definitivo de la CUP

Carga contra la política económica de Rajoy sobre déficit y financiación autonómica
El conseller de Economía de la Generalitat, Oriol Junqueras, ha presentado este martes el proyecto de Presupuestos del Govern para 2017 ante el pleno del Parlament, y ha centrado buena parte de su discurso en destacar el aumento de gasto social que contemplan las cuentas: 1.170 millones de euros respecto al ejercicio de 2015.
El Govern tiene garantizado el apoyo de la CUP para que el Parlament tramite este martes la cuentas, pero no tiene seguro el 'sí' definitivo de la CUP al presupuesto; de ahí que Junqueras haya centrado su discurso en el gasto social para seducirles, ya que sin su voto no podrá aprobar las cuentas en el pleno previsto para febrero.
En un discurso de una hora, ha hecho un particular "zoom" sobre los departamentos más sociales del Govern, destacando que la Conselleria Salud dispondrá de 410 millones adicionales respecto a 2015; la de Enseñanza, de 340; 200 millones la de Territorio, y 194 Asuntos Sociales, Trabajo y Familias.
"Estamos convencidos de que la justicia social es un pilar absolutamente fundamental de la capacidad futura de Cataluña", ha concluido Junqueras, que en esta intervención inicial no hecho ninguna alusión a los 5,8 millones que las cuentas contemplan para celebrar un referéndum de independencia.
Junqueras no solo ha hecho una mención general a los departamentos, sino que ha entrado en el aumento de partidas mucho más concretas: 128 millones de aumento para cubrir la receta de nuevos medicamentos; 35 para reducir listas de espera y 13 millones para hacer frente a los desahucios, entre otras.
También en alusión velada a los 'cupaires', Junqueras ha destacado el esfuerzo en aumentar la recaudación que hacen estas cuentas, asegurando que desde que ERC tiene influencia en los Presupuestos --desde 2012 como primer partido de la oposición hasta ahora como partido de Govern-- los ingresos han subido 1.230 millones de euros.
A RAJOY
Se ha mostrado muy crítico con la política económica del Gobierno central, sobre todo por dejar el límite de déficit autonómico en el 0,6% en vez del 1,18 que reclamaba la Generalitat, y también por no haber subido aún los anticipos para las autonomías pese a que la economía ha mejorado.
"En el último Consejo de Política Fiscal y Financiera se votó el 0,6 por ciento. Votamos en contra porque es un previsión absolutamente alejada de aquello que sería justo, de aquello que la sociedad catalana merece", ha alegado el conseller.
También ha acusado al Gobierno central de hacer unas previsiones de recaudación fiscal expresamente a la baja que perjudica a las autonomías, y ha lamentado la incertidumbre que genera que no haya fecha para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado.
LUCES Y SOMBRAS
Junqueras ha hecho un diagnóstico de la economía catalana con luces y sombras: entre las luces, el crecimiento previsto del 3,4 por ciento y, entre las sombras, que este crecimiento no se traduce a la misma velocidad en una mejora de la situación económica de la población.
"Aún queda mucho camino por hacer. El crecimiento no siempre se distribuye tan bien como algunos de los aquí presentes querríamos. Continuamos teniendo carencias relevantes", ha resumido el vicepresidente asegurando que, si Cataluña fuera un Estado, tendría mejores herramientas para salir de la crisis.
En un nuevo guiño a la CUP, Junqueras ha concluido que los de 2017 son los "mejores presupuestos posibles" en el contexto actual y con el marco autonómico, y ha asegurado que también busca consolidar una mejora de las cuentas públicas para los próximos años.
El Govern depende en exclusiva de la CUP para aprobar las cuentas, ya que el resto de partidos de la oposición ya han advertido de que no las aprobaran al discrepar del proyecto soberanista, y la CUP no tomará una decisión final hasta el 28 de enero, cuando se reúnan sus órganos internos.