Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juncker afea dificultad de invertir en China y avisa de que los DDHH son "condición previa" para atraerlas

Li Keqiang defiende el comercio "libre" y "justo" pero se queja del déficit comercial chino en servicios y turismo
El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, ha afeado ante el primer ministro chino, Li Keqiang las dificultades a las que se siguen enfrenando las empresas europeas para invertir en China a la luz de la caída de las inversiones europeas, al tiempo que ha avisado de que el Estado de Derecho y los Derechos Humanos "son cuestiones universales de justicia" pero también "condiciones previas para que haya una inversión estable y atractiva" en el gigante asiático.
"El diálogo es crucial en un momento en el que la Unión Europea y China tienen la responsabilidad ahora de pelear por un mercado global justo y abierto", ha avisado el luxemburgués durante la cita empresarial previa a la cumbre entre la UE y China.
Juncker ha recordado que su comercio bilateral mueve más de 1.500 millones de euros diarios, pero "el comercio no puede ser solo libre, debe ser justo", para justificar el proyecto europeo para reforzar sus instrumentos defensa comercial frente a las prácticas antidumping de China, vendiendo productos por debajo del coste de mercado "dañando a os productores de la UE", especialmente en el sector del acero.
"Esto no va de ser proteccionista ni señalar con el dedo a los otros. Nuestras acciones están plenamente en línea con nuestras obligaciones internacionales según la Organización Mundial del Comercio y las aplicaremos de forma justa, transparente y neutral", ha dicho.
Juncker ha dejado claro que China debe atajar "el creciente exceso de capacidad en ciertos sectores que están llevando al dumping de productos por debajo del coste", algo que ha recordado "está dañando a los productores de la UE, está costando empleos" a Europa.
"La sobrecapacidad de acero china es más del doble en la actualidad que la capacidad total de la UE. En la última década, las sobrecapacidad de China se ha triplicado en tubos de acero y cuadruplicado en aluminio y silicona", ha afeado.
También ha criticado que las inversiones chinas en la UE han aumentado un 77% en 2016, mientras las europeas en China han caído casi un 25% y apenas equivalen al 3% de lo que Europa invierte en EEUU.
"Esto refleja lo difícil que es todavía hacer negocio en China", ha avisado Juncker, criticando que la mitad de las compañías de la UE dicen que es "más difícil" todavía que el año pasado y la mitad "que se siente menos bienvenido que cuando entró en el mercado chino".
"Y más de la mitad dice que las compañías europeas son tratadas de forma injusta en comparación con sus competidores chinos", ha avisado, recordando además que el Banco Mundial sitúa a China en el puesto 78 de 183 países en términos de facilidad para hacer negocios. "Un gran poder económico necesita estar por encima de la mitad de la tabla", ha ironizado.
Juncker ha insistido en la necesidad de concluir el acuerdo de inversiones que negocia la UE y China para garantizar "una relación en inversiones recíproca". "Nos permitirá invertir con confianza, ayudará a proteger las inversiones, garantizar el acceso al mercado y condiciones equitativas", ha subrayado, insistiendo en que "la competencia real y la apertura real solo pueden funcionar con la igualdad de condiciones", algo "más importante que nunca" cuando la globalización está siendo cuestionada.
Eso sí, ha asegurado que defenderá "el mismo enfoque" en materia del Estado de Derecho y Derechos Humanos. "Son cuestiones universales de justicia y valores que defendemos, pero también son condiciones previas para una inversión estable y atractiva", ha dicho.
"Para responder al problema de la globalización, tenemos que garantizar el comercio libre y el comercio justo", ha concedido el primer ministro, admitiendo la necesidad de garantizar "igualdad de condiciones y una competencia justa".
"No animamos prácticas que circunvengan las normas, ignoren las normas u opten por irregularidades y actos fraudulentos. Esto actos siempre existirán, pero debemos trabajar juntos para minimizar estos actos, para hacer que el mercado sea justo, con acceso equitativo y competencia justa", ha dicho, admitiendo, igual que hizo Juncker, que a pesar de sus "diferencias", la UE y China tienen "confianza mutua" para apuntarlas "públicamente".
"El objetivo es encontrar soluciones a estas cuestiones para que podamos progresar más", ha dicho, asegurando que la "alta calidad" de la cooperación.
También ha dejado claro que "la falsificación o venta de productos sospechosos no será una receta para el comercio a largo plazo". "La única respuesta es tener comercio libre. Y el comercio justo es la otra cara de la moneda para el comercio libre", ha dicho el jefe del Ejecutivo chino.
Eso sí, Li Keqiang ha dejado claro que "lo que es justo para cada país" lo determinan "las realidades nacionales y las relaciones comerciales bilaterales" y se ha quejado del "un mayor déficit" comercial de China "con otros países", especialmente en el sector de los servicios y turístico. "Les animamos a gastar aquí", ha dicho.
El primer ministro ha dicho que para China la mejor manera de garantizar "el comercio libre y justo" es "respetando las normas, especialmente las normas multilaterales" y que "otra cuestión es si estas normas deben mejorarse". "Este mundo será una jungla sin normas", ha alertado, dejando claro que "China siempre respeta las normas multilaterales, incluidas las de la OMC".
Respecto a las quejas de los europeos sobre la dificultad de invertir en China, Li ha insistido en que el crecimiento de las inversiones es "bastante impresionante" si se compara a las cifras del pasado. "La canciller alemana me dijo que las empresas alemanas tienen algunas quejas", ha admitido, pero ha apuntado que el año pasado las inversiones alemanas en China crecieron un 74%.
Aunque no están "satisfechos" con su ránking según el Banco Mundial, el primer ministro chino ha insistido en la mejora en comparación con hace unos años y ha insistido en la necesidad de seguir "un enfoque paso a paso" para abrir el mercado chino de forma progresiva y mejorar el clima empresarial "dado el tamaño de China" y sus repercusiones internas.
"Si cada año podemos mejorar la calidad de nuestro entorno empresarial un 5%, Podemos imaginar qué tipo de oportunidades empresariales generará para el mundo dado que China es un mercado de 1.300 millones de personas", ha recordado, al tiempo que ha dejado claro que "China sigue siendo un destino atractivo para la inversión extranjera".
"Esperamos ver más progresos en las negociaciones del acuerdo de inversión y también tenemos que trabajar juntos en un acuerdo de libre comercio", ha dicho.
CIERRAN FILAS CON EL MULTILATERALISMO.
Juncker y Li han cerrado filas en todo caso con el sistema multilateral. "En las grandes cuestiones internacionales compartimos la misma filosofía y un consenso", ha dicho el primer ministro chino.
"China y la UE están alineadas en la necesidad de soluciones internacionales. En ningún ámbito esto es más importante que para liderar la transición global en energía limpia y en la plena aplicación, sin matices, del Acuerdo de París de Clima", ha dicho Juncker.
"Defenderemos la transición verde juntos en el interés de nuestros hijos y nietos", ha añadido.