Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Internacionalización, operaciones corporativas y la apuesta por la tecnología impulsan el negocio de la moda

La expansión internacional, con una destacada apuesta por Latinoamérica, las operaciones corporativas y el 'fashtech', con la extensión del uso de tecnologías, son algunos de los 10 factores que impulsaron el negocio internacional de la moda en 2015, según se desprende del informe Global Fashion Drivers, elaborado por KPMG y Modaes.es.
En concreto, el estudio destaca la apuesta de las firmas de moda por la internacionalización como una de las palancas de crecimiento y de transformación de un sector, que ha dejado en 'stand by' a mercados como los BRIC, mientras que otros, como África, están ganando fuerza, con compañías como Decathlon o L'Oréal a la cabeza.
Latinoamérica se posiciona como uno de los mercados en el que han puesto el foco las firmas durante el pasado ejercicio. Así, mercados como Chile, Colombia o México están ganando peso en los planes de expansión de firmas como Chanel, Michael Kors o Gap.
El 2015 se caracterizó también por operaciones corporativas, ya que cerca del 15% de los operadores del sector participaron en alguna, desde compañías familiares que dieron entrada a un inversor como el caso de El Ganso, a grupos que engrosaron su cartera con compras para crecer como la compra de la cosmética y perfumería de Procter & Gamble por parte de Coty.
El informe recalca que los descuentos y las promociones se han convertido en las mejores herramientas para atraer al consumidor, por lo que casi un 60% de las empresas se apuntó el año pasado al 'Black Friday' o al 'Cyber Monday', que cada vez tienen más peso, mientras que otras firmas apuestan también por celebrar el día del soltero en China.
Durante 2015, las empresas de moda han trabajado en incorporar las nuevas tecnologías y están transformando el sector. Así, más de un tercio de las compañías disponían de las herramientas necesarias para el análisis del 'big data', mientras que otras innovaciones más visibles para el consumidor, como los probadores virtuales, continúan luchando por hacerse un hueco.
A pesar de que el 'ecommerce' se va imponiendo de forma progresiva en todos los subsectores, las tiendas físicas continúan siendo la opción principal para la mayoría de los operadores a la hora de expandir su negocio. Apoyado en cadenas como Benetton, Zara o C&A, el 'retail' mantiene esta estrategia y, en 2015, alrededor del 60% de los grupos empresariales más relevantes del negocio de la moda optaron por impulsar su red de tiendas propias.
APUESTA FIRME POR LA OMNICANALIDAD
Sin embargo, las compañías trabajan por conseguir la omnicanalidad y lograr integrar el mundo 'online' con las tiendas físicas de manera que interactúen de forma fluida y no como canales independientes.
El sector de la moda también apuesta cada vez más por la sostenibilidad como demuestra que el 20% de los operadores pusieron en marcha el año pasado alguna iniciativa en materia de sostenibilidad, de normativas de transparencia a auditorías para un mayor control de los proveedores.
El responsable de KPMG Fashion en España, Luis Lara, ha subrayado que el informe "tiene la vocación de ayudar a las empresas de moda, tanto españolas como internacionales, a conocer las grandes tendencias globales de los líderes del sector para poder aplicarlas a sus propias organizaciones".
Por su parte, el responsable del sector de Consumo en KPMG en España, ha resaltado que las firmas de moda están "afrontando en los últimos años cambios significativos en los gustos y patrones de compra de los consumidores, así como cambios en los modelos de negocio como consecuencia de la transformación digital".
"Todos estos cambios están obligándolas a redefinir la forma de comunicarse e interactuar con el mercado, así como a transformar todos sus procesos internos y externos para integrar los distintos canales de venta en uno solo: el canal cliente", ha indicado.