Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Instituto Juan de Mariana ve posible que la recuperación económica sea más intensa si no se cometen errores

El Instituto Juan de Mariana ha indicado este lunes que la recuperación de la economía española apenas se ha visto alterada por la ausencia de un Gobierno efectivo, y ha añadido que en el nuevo panorama de mayor certidumbre, esta recuperación podría acelerarse, siempre y cuando las medidas de política económica "no obstaculicen demasiado la inercia positiva".
Según el análisis del Instituto Juan de Mariana, elaborado junto con UFM Market Trends, el responsable de coyuntura económica del Instituto, el economista Ángel Martín Oro, concluye que los diferentes indicadores muestran el "dinamismo" de la economía española y pese a una ligera desaceleración en el tercer trimestre, el crecimiento se mantiene por encima del 3% y parece estar acelerándose en el último trimestre del año.
También se puede apreciar, añade el estudio, en la creación de empleo o en las entradas de inversión extranjera directa y los préstamos del exterior a las empresas españolas. De esta manera, a juicio de Marín Oro, se evidencia el aumento en la confianza de los agentes económicos internacionales sobre la economía española, que se extiende a los nacionales, como indica el repunte en el indicador de clima económico.
"El fin de la elevada incertidumbre política podría hacer que decisiones de inversión que estaban en un punto muerto podrían acometerse a partir de ahora, lo que podría impulsar sectores como el inmobiliario", subraya el estudio, que destaca también que estos "buenos" datos se dan además con un superávit sostenido por cuenta corriente.
Como dato "negativo", el Instituto Juan de Mariana alerta del "elevado" déficit público, cuya corrección "no se vislumbra". Así, indica que los datos del conjunto de las Administraciones Públicas constatan que, pese al crecimiento económico, la recaudación apenas varía en términos interanuales, mientras que los gastos sí crecen.
Como conclusión, apunta que los datos invitan al "optimismo" y muestran una "modesta" aceleración del crecimiento de la actividad y el empleo en el cuarto trimestre del año, favorecida por el aumento de la confianza.
No obstante, indica que de cara a los próximos años, en el entorno global preocupa la "amenaza populista y proteccionista" de algunos países desarrollados, mientras que en el entorno nacional, el "enquistado problema" de las finanzas públicas y el endeudamiento con el exterior representan las principales fuentes de "fragilidad" de la economía española.