Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Innogy, la división de renovables de RWE, protagonizará la mayor salida a Bolsa en Europa desde 2007

Podría captar hasta 5.000 millones de euros y obtener una capitalización bursátil de 20.000 millones de euros
El grupo energético alemán RWE sacará a Bolsa el próximo mes de octubre entre un 18% y un 25% de su división de renovables, redes y comercialización, Innogy, a un precio de entre 32 y 36 euros por acción, lo que le permitiría captar hasta un máximo de 5.000 millones de euros, lo que supondría la mayor Oferta Pública de Venta (OPV) en Europa desde 2007.
La salida a Bolsa de Innogy contempla una ampliación de capital equivalente al 10% de la compañía, mientras que RWE ofertará un 8,2% de las acciones existentes que se podría ampliar hasta el 15% en el caso de que se ejerciten las opciones 'greenshoe' y 'upsize' en su totalidad.
De este modo, Innogy emitirá 55,6 millones de acciones nuevas, mientras que RWE podría ofertar hasta 83,4 millones de acciones existentes, por lo que la compañía podría captar hasta 5.004 millones de euros y obtener una capitalización bursátil de 20.016 millones de euros, informó la compañía.
Innogy precisó que RWE seguirá siendo el accionista mayoritario de la compañía tras la OPV con una participación de entre un 75% y 82% y no estará autorizado a vender títulos de Innogy hasta seis meses después de su primer día de cotización en la Bolsa de Fráncfort.
Además, la compañía ha informado que el fondo de inversión BlackRock, uno de los principales inversores del Ibex 35, se ha comprometido a invertir 940 millones de euros en la salida a Bolsa.
"Consideramos que Innogy es una inversión atractiva", indicó el presidente y consejero delegado de Innogy y RWE, Peter Terium, que explicó que quieren hacer partícipes a los accionistas en el crecimiento de la empresa a través de una política de dividendo "atractiva".