Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fomento asume que el Estado se quedará con las ocho autopistas en quiebra

Fomento asume que el Estado se quedará con las ocho autopistas en quiebraEfe

El Estado se quedará finalmente con las ocho autopistas en quiebra y riesgo de liquidación, se alcance o no acuerdo con los bancos acreedores de las vías, que soportan una deuda de unos 3.400 millones de euros, según aseguró el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna.

"Las autopistas revertirán al Estado y el Estado decidirá cómo gestionarlas", indicó el ministro, quien garantizó que el principal objetivo de la Administración será que las infraestructuras "sigan operativas y los ciudadanos puedan utilizarlas". No obstante, De la Serna asegura que está ya en contacto con los bancos acreedores de las ocho vías con el fin de buscar un acuerdo "que facilite" su rescate.
"Estamos intentando negociar con los bancos para ver si es posible un acuerdo que facilite las cosas, pero es complicado, es muy difícil, porque muchas entidades han vendido su deuda", detalló el ministro en declaraciones a Los Desayunos de TVE que recoge Europa Press.
Según ha declarado en distintas ocasiones, el ministro pretende retomar el plan de rescate que el anterior equipo de Fomento planteó en marzo de 2014 y entonces no fructificó.
La propuesta pasa por que el Estado, a través del Ministerio de Fomento, asuma las autopistas, tras aplicar una quita del 50% a su deuda y titulizar el resto del pasivo en un bono a treinta años.
El nuevo titular de Fomento reconoce así que su Departamento acabará quedándose con las autopistas. De hecho, en el caso de dos de las vías radiales de Madrid, la R-3 y la R-5, el Ministerio debe asumirlas antes de julio de 2017, según el acuerdo que alcanzó con el juez que el pasado mes de mayo dictó liquidación "sin efectos suspensivos" de las autopistas.
Moratoria de seis meses
No obstante, en la actualidad, los jueces han abierto una moratoria de seis meses antes de abordar nuevos procesos de liquidación en otras vías, con el fin de dar margen a la negociación. También pretende facilitar tiempo para que la Audiencia Provincial de Madrid se pronuncie sobre los recursos que Fomento elevó contra los primeros autos de liquidación.
En resto de autopistas que están quebradas son las otras dos radiales, la R-2 y la R-4, la Madrid-Toledo, la Cartagena-Vera, la Ocaña-La Roda, y la M-12 Eje Aeropuerto, que une la capital con el aeropuerto de Barajas. Estas dos últimas ya están también en liquidación.
Responsabilidad patrimonio del Estado
La reversión de las vías al Estado activará la denominada Responsabilidad Patrimonial (RPA), el importe que se deberá abonar a las concesionarias de las vías por la inversión que realizaron en su construcción, un concepto que, según el sector, puede suponer unos 5.000 millones de euros a las arcas públicas.
No obstante, la fijación de este importe y su desembolso podría llevar años, dado el proceso judicial al que está abocado. De hecho, el Juzgado de lo Mercantil de Madrid que dictó la liquidación de la R-3 y la R-5 planteó incluso una posible cuestión de inconstitucional por la reforma que el anterior Gobierno realizó a la RPA para excluir de este importe el coste de las expropiaciones.
Precisamente, el sobrecoste que estas autopistas registraron en la expropiación de los terrenos sobre los que se construyeron en la pasada década y el desplome de sus tráficos durante la crisis constituyen las principales causas de su quiebra.
Recuperación del tráfico
En este sentido, las ocho autopistas quebradas, que suponen alrededor del 25% de toda la red de pago y que están en concurso desde mediados de 2012, están recuperando parte del tráfico perdido durante la crisis.
En concreto, al cierre de los nueve primeros meses del año contabilizaban una media de 7.115 usuarios diarios, un 7,3% más que un año antes.
Por autopistas, las que más elevaron el tráfico son la R-5 Madrid-Navalcarnero, con un aumento del 12,2%, y la AP-41 Madrid-Toledo, con un incremento del 10,1%, mientras que la Ocaña-La Roda es la que menos lo elevó, un 3,5%.
Asimismo, la vía que mayor número de usuarios registra es la M-12 Eje Aeropuerto, que tiene un tránsito de unos 20.513 vehículos al día, seguida de la R-3 Madrid-Arganda, con 11.045 circulaciones diarias.