Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Informe BBK Behatokia cree que la situación política por la falta de Gobierno no ha afectado a la economía

Dice que la economía de Bizkaia presenta "buenas expectativas" con una "mejor evolución" en relación al resto del Estado
El Informe de Coyuntura Socio-Económica correspondiente al segundo trimestre de 2016, elaborado para BBK por Deusto Business School, cree que la "incertidumbre" derivada del "prolongado" proceso electoral y las "limitaciones" por la existencia de un gobierno en funciones no ha tenido "un impacto negativo" en el ritmo de crecimiento de la economía española.
El estudio apunta que el escenario de referencia para el final de 2016 y primeros trimestres de 2017 es el de "estabilidad", aunque no pueden descartarse "crisis puntuales derivadas de la inestabilidad política o de eventuales procesos de ajuste en mercados financieros".
El informe señala la oportunidad de abordar en este período reformas que permitan afrontar "retos de largo plazo" que no tienen ahora "una respuesta adecuada en las sociedades avanzadas".
"INESTABILIDAD POLÍTICA"
El informe señala que se mantiene la estabilidad de la situación económica en un entorno global marcado por el "riesgo potencial de una creciente inestabilidad política".
Según el estudio, la "nueva normalidad", con ritmos de crecimiento "débiles" en las economías desarrolladas y ritmos "moderados" en las emergentes, se consolida como "escenario de referencia para 2016 y 2017".
Sin embargo, apunta que no puede descartarse que este escenario de referencia puede verse afectado por "episodios puntuales" de crisis derivados de diversas causas como la inestabilidad política derivada de los procesos electorales en Europa y Estados Unidos de este otoño o eventuales procesos de ajuste "brusco" en el sector financiero, en los que las políticas monetarias de los últimos años han podido generar "procesos especulativos".
Asimismo, se apunta que una "eventual" subida de tipos de la FED en su reunión de septiembre también podría tener "un impacto negativo" en los mercados bursátiles. En todo caso, ha apuntado que episodios recientes como el "Brexit" han demostrado que la economía global ha desarrollado en estos años, "una capacidad de resiliencia mucho mayor", tanto por la intervención de los Bancos Centrales como por la mayor coordinación de los organismos multilaterales.
En este escenario se observa un "mejor comportamiento coyuntural" de la economía del Estado, aunque persisten "debilidades estructurales" que moderarán esta tendencia en 2017.
En este contexto, el informe señala que la economía estatal ha mantenido un comportamiento en línea con el escenario de referencia planteado para las economías desarrolladas.
El estudio indica que la "incertidumbre" derivada del "prolongado" proceso electoral y las "limitaciones" derivadas de un Gobierno en funciones, "no han tenido un impacto negativo en el ritmo de crecimiento de la economía", que en los primeros trimestres del año se sitúan en posiciones de cabeza en la Eurozona, con más de un punto por encima del crecimiento en las economías líderes (Alemania, Francia, UK, Italia), y prácticamente el doble que el conjunto de la Eurozona.
En este sentido, apunta a que el consumo interno y el turismo han actuado en los últimos meses como "elementos tractores", particularmente en las comunidades autónomas del este peninsular, lo que ha permitido un mayor ritmo en la creación de empleo, si bien la tasa de paro del 20,0% sigue siendo un "lastre significativo" en este escenario.
Asimismo, indica que, a pesar de la relajación de la senda de ajuste fiscal acordada en julio, el "endurecimiento" de los pactos en el seno de la Comisión sobre la limitación del déficit público, y el "consiguiente efecto" en el endeudamiento, impactará, "de manera significativa", en los presupuestos estatales y autonómicos en el corto y medio plazo, "limitando severamente la capacidad de establecer políticas de estímulo fiscal que soporten este crecimiento".