Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iberia califica como "lamentable" el rechazo de los pilotos al acuerdo de mediación

La mayor huelga de la historia de la aerolínea española IberiaGtres

Iberia ha calificado como "lamentable e incomprensible" el rechazo de los pilotos a unirse al acuerdo de mediación planteado por el catedrático Gregorio Tudela y firmado por el 93 por ciento de los sindicatos representantes de la plantilla y la dirección de la compañía el pasado 13 de marzo.

En un comunicado, la aerolínea considera que la decisión de los pilotos es "irresponsable y refleja una total ausencia de solidaridad" con el resto de los empleados que sí han admitido "sacrificios" para sacar la compañía adelante, al tiempo que ha hecho un "llamamiento para que impere la cordura" y se adhieran al pacto.
"Los pilotos han demostrado, una vez más, una actitud muy egoísta, al anteponer sus privilegios e intereses a los de los demás colectivos, y pone en evidencia que viven de espaldas a la realidad, al negarse a aceptar una propuesta en la que las exigencias de sacrificios para el colectivo están en consonancia con las aceptadas por el resto de trabajadores", ha criticado.
Según Iberia, el acuerdo que los pilotos han rechazado supone la salida de 258 pilotos, una cifra "muy inferior" a las 537 bajas que incluía el plan original, y una reducción salarial del 14 por ciento, "muy por debajo" del 25-35 por ciento de reducción del plan inicial y "de lo que ellos mismos decían estaban dispuestos a rebajarse".
En este sentido, ha destacado la "incoherencia y oportunismo" del Sepla, al entender que durante meses ha estado defendiendo la unidad sindical y ahora rechaza un acuerdo al que se han adherido los demás sindicatos. Así, Iberia recuerda que antes de conocer la decisión del mediador, el Sepla "alababa su labor y amenazaba a la empresa con movilizaciones y huelgas si la rechazaba", y luego ha sido el propio Sepla el que se ha negado a aceptar esa propuesta del mediador.
"La compañía considera incomprensible que los pilotos sean los únicos en rechazar un acuerdo que permite sentar las bases de una empresa saneada y fuerte que contribuya de forma significativa al desarrollo del turismo y la economía española, especialmente necesario en los momentos de crisis que atraviesa España. Esta actitud es una clara deslealtad a quienes han apostado por una empresa con futuro, como los demás empleados, la dirección de la compañía, sus accionistas, y el propio Gobierno", ha afirmado.
La aerolínea ha afirmado que durante meses, el sindicato de pilotos ha trasladado a la opinión pública que "su única preocupación" era el futuro de Iberia y los intereses de España. "Sin embargo, han demostrado una vez más que su única preocupación es simplemente proteger y mantener sus privilegios a costa de los sacrificios del resto de empleados, de la propia compañía y de los intereses de España. Su compromiso no es con Iberia ni con España, es consigo mismos", ha resaltado.
La compañía ha reiterado su "compromiso" de llevar adelante este plan de transformación "como la única garantía de volver a ser rentable, para lo que cuenta con el respaldo de la mayoría de los empleados de la compañía".