Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IFS prevé crecer alrededor de un 30% en España y Portugal en 2016

La firma aumenta su inversión en marca en España y Portugal y su apuesta por el sector servicios
El director general de IFS Ibérica, Gustavo Brito, ha señalado que la compañía prevé crecer en torno a un 30% este año en España y Portugal, consolidando así la tendencia registrada en 2015, gracias a la fuerte inversión en marca y a su apuesta por ayudar a sus clientes con la tecnología que necesitan para internacionalizarse y llevar a cabo su transformación digital.
En una entrevista a Europa Press, Brito ha señalado que, aunque IFS está presente en España desde el año 2000, los últimos cinco años han sido "muy importantes" para la empresa, ya que ha empezado a invertir más en darse a conocer y afianzar así el fuerte crecimiento que está registrando en la región.
En este sentido, ha asegurado que la compañía tiene aún "mucho espacio para crecer", por lo que espera que en 2017 mantenga una tasa de entre el 20% y el 30%. Esto además está llevando a incrementar la plantilla, que se duplicó el pasado año, y el número de partners, que les ayudan a darse a conocer y a llegar a sitios donde tenían acceso hasta ahora.
Asimismo, Brito ha incidido en que el crecimiento de IFS Ibérica es superior tanto al registrado por el conjunto del grupo, que en los últimos años ha repuntado de media un 10% anual, como por el mercado a nivel mundial, que crece alrededor de un 5%.
Aunque la mayor parte de su actividad en la región Ibérica se centra en empresas industriales, el grupo también tiene presencia en otros sectores como la tecnología, la automoción o la farmacia y su objetivo es contar cada vez con más clientes en el sector servicios y consolidar su presencia en ingeniería y construcción.
A nivel internacional, Brito destaca también la apuesta del grupo por el sector aeroespacial y de defensa, que le ha abierto las puertas a la aviación civil.
En la región Ibérica, ente los clientes de clientes de IFS como Yoigo, algunas plantas de Gas Natural, Aludium, Farmasierra, Torresol, Grupo Arania, el Casino de Madrid o Bial. A nivel internacional, algunas compañía que cuenta con su software son SAAB, Emirates, Alitalia, General Electric, las Presa de las Tres Gargantas de China u Oryflame.
APOYO A LA INTERNACIONALIZACIÓN.
Brito ha remarcado que IFS ha puesto en marcha un "plan muy sólido" para la región, que está teniendo una acogida cada vez mayor, y ha señalado que su intención es ayudar a sus clientes a afrontar gracias a su software los constantes cambios que está generando la digitalización.
El software de IFS está diseñado principal para medianas y grandes españolas y portuguesas, que durante los años difíciles han sabido adaptarse apostando por el crecimiento y la internacionalización de su negocio, algo que les permite un empresa global como IFS presente en 60 países.
En este sentido, Brito explica que su objetivo es apoyar a las empresas en su necesario proceso de transformación digital, ya que en la actualidad parte del crecimiento natural es adaptarse a las nuevas tecnologías y ser más ágiles.
Para ello, está presentado en los últimos meses novedades como un conector de Internet de las Cosas (IoT), reforzando el uso de dispositivos como drones y trabajan en soluciones de inteligencia de negocio que tienen importantes beneficios para las empresas y las hacen más eficientes.
IFS ofrece a sus clientes ínico ERP que cubre todas las áreas de la empresas con una única aplicación, lo que genera a los clientes unas ventajas a nivel ahorro "brutales" al reducir la inversión en tecnología. Brito incide en que es una herramienta "única, muy robusta y muy compleja" pero a la vez ágil, adaptable a las necesidades del cliente, fácil de usar y con un enfoque muy directo en tecnología, que además cumple con todas las exigencias de seguridad.
NUEVO ACCIONISTA.
Respecto a la adquisición este verano del 100% de IFS por parte del fondo de inversión EQT, propiedad de la familia sueca Wallenberg, ha señalado que su llegada está "facilitando y acelerando" un crecimiento "sólido" de la compañía y dando un mayor conocimiento a la marca, con iniciativas como patrocinar a un equipo de Formula 1.
En este sentido, Brito ha remarcado que la familia Wallanberg ha elaborado un programa interno para sacar el máximo potencial de la compañía e incrementar las inversiones para fomentar el crecimiento de IFS, que se centrarán especialmente en marca, movilidad y diseño de nuevos productos que se adelanten a las nuevas tendencias.
Asimismo, ha remarcado que la salida de la bolsa que ha supuesto la llegada de EQT le permite a la compañía trabajar con una visión y un proyecto de inversiones más a largo plazo, ya que no tiene la presión de comunicar al mercado cada tres meses los resultados.
Respecto al impacto que ha tenido en la filial Ibérica el cambio en el accionariado, Brito ha señalado que han recibido el apoyo del grupo para seguir invirtiendo en marca y en potenciar las nuevas áreas mencionadas anteriormente.