Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hacienda valora "el afloramiento importante" de bienes ocultos en el extranjero

El secretario de Estado de Hacienda en funciones, Miguel Ferre, ha destacado este miércoles que el afloramiento de bienes ocultos en el extranjero --modelos 720 y 750-- "ha generado un fuerte incremento de bases y declarantes del impuesto de patrimonio".
En concreto, Ferre, que ha asistido a la inauguración en Málaga de las 40 Jornadas Andaluzas de Estudios Fiscales, ha incidido en que la declaración del modelo 720 --bienes situados en el exterior-- ha permitido elevar en 50.000 millones de euros, pasando de 61.000 a 110.000 millones, las bases imponibles del impuesto de patrimonio, "todo derivado del proceso de afloramiento de activos".
"Estamos hablando de un afloramiento patrimonial importantísimo", ha remarcado el secretario de Estado de Hacienda, al tiempo que también ha valorado que "uno de cada tres euros de la base imponible del impuesto de patrimonio procede de los declarantes del modelo 720 de bienes en el exterior".
Por otro lado, ha explicado que la base imponible en el impuesto sobre patrimonio de los declarantes del proceso de regularización extraordinaria --DTE, modelo 750-- se ha elevado en 24.000 millones de euros.
"Es una afloración de patrimonio que había estado oculto importantísima", ha remarcado, al tiempo que ha manifestado la importancia de que la recaudación del impuesto de patrimonio "pueda ser mucho más positiva, además de permitir disponer de un volumen de información para poder comprobar y controlar este tipo de situaciones patrimoniales y económicas de estos contribuyentes".
Los declarantes del modelo 720 de bienes y derechos en el extranjero han incrementado un 78 por ciento su base imponible declarada por este tributo entre 2007 y 2015.
Este porcentaje, aplicado sobre ejercicios de devengo y no de presentación, aparece recogido en un análisis realizado por la Agencia Tributaria sobre el comportamiento de los declarantes del Impuesto sobre el Patrimonio. En ese mismo periodo, la base declarada por el conjunto de los contribuyentes que presentaron Patrimonio cayó casi un 32 por ciento.