Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De Guindos, convencido de que no serán necesarios más ajustes para cumplir con el déficit

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis De Guindos, ha asegurado este viernes que no será necesario aprobar nuevos ajustes para cumplir el objetivo de déficit público de este año a pesar de que la declaración aprobada este jueves por el Eurogrupo celebra el compromiso adoptado por las autoridades españolas de hacerlo si fuera necesario.
"Dice 'si es necesario', pero yo estoy convencido de que no va a ser necesario. Y como no va a ser necesario, pues no se tomarán medidas adicionales", ha garantizado en una comparecencia de prensa después de la reunión de ministros de Economía y Finanzas de la UE (Ecofin).
El Eurogrupo dio luz verde este jueves por la tarde al plan presupuestario español y celebró el compromiso de España de adoptar los ajustes necesarios para cumplir con el déficit si fuera necesario. Según la opinión de la Comisión Europea, el desvío este año será del 3,3%, dos décimas por encima del compromiso adquirido y de la proyección del Ejecutivo español.
Preguntado por si el Eurogrupo de este jueves fue más cómodo que otros, por el hecho de que estaba claro que los ministros del euro iban a aprobar el borrador presupuestario español, De Guindos ha señalado que no mide "el grado de comodidad o incomodidad".
No obstante, ha destacado que "ha habido algunos Eurogrupos que han sido más difíciles que otros" y ha añadido que desde 2013 "habitualmente está bastante cómodo".
Con respecto a las palabras del comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici, que pidió a España que aprobase los presupuestos "lo antes posible", el ministro español ha afirmado que aprobarlos sería una señal "importante" tanto desde el plano económico como desde el político.