Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los bancos centrales preparan un plan conjunto por si Grecia abandona del euro

Grecia eurocuatro.com

Medidas encaminadas a estabilizar a los mercados y evitar un racionamiento del crédito

La posibilidad de una salida griga del euro es cada vez más factible. El aviso viene ahora de los los bancos centrales de las principales economías del mundo. Éstos ultiman un plan para tomar medidas encaminadas a estabilizar a los mercados y evitar un racionamiento del crédito en caso de que el resultado de las elecciones del domingo en Grecia genere turbulencias financieras, según dijeron responsables del G-20.
Desde la administración de Barack Obama ya han avisado de que no será una reacción inmediata y que habrá que esperar un tiempo tras las elecciones en Grecia, los resultados no darán "una señal definitiva sobre lo que va a pasar después" en la crisis de la eurozona.

No obstante, si surgieran tensiones en los mercados, los bancos centrales están preparados para asegurar que haya suficiente efectivo en el sistema financiero.

Según fuentes del G-20, “los bancos centrales están preparando una acción coordinada para proveer de liquidez" al sistema.

La reacción de los mercados a los resultados de las elecciones en Grecia será el telón de fondo con el que los líderes mundiales se reunirán el lunes y el martes en Los Cabos (México) en la cumbre del G-20.

Otras fuentes del G-20, afirmaron que,dependiendo de la severidad de la respuesta de los mercados, se podría celebrar una reunión de urgencia de los ministros de Economía y Finanzas del G-7, en teleconferencia con los bancos centrales de las principales potencias mundiales.

Probablemente, su primera línea de acción sería una declaración conjunta de que los políticos estarían dispuestos a tomar todas las medidas que fueran necesarias para asegurar la estabilidad del mercado.