Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Grecia dispone de la mitad de liquidez de emergencia del BCE que antes del tercer rescate

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha aceptado la petición del Banco de Grecia de reducir en 600 millones de euros la liquidez de emergencia para las entidades del país heleno disponible a través del mecanismo conocido como ELA, que baja así a un tope de 43.600 millones de euros, una cifra un 51% inferior a la que el instituto emisor puso a disposición del país heleno hace dos años, en las sesiones previas al acuerdo para el tercer rescate del país.
La liquidez de emergencia del BCE para los bancos griegos llegó a alcanzar un máximo de 91.000 millones de euros el 22 de julio de 2015, después de que los líderes europeos y los representantes griegos lograsen un acuerdo sobre las condiciones para un tercer programa de asistencia a Grecia.
El Banco de Grecia ha precisado que este límite estará vigente al menos hasta el próximo 5 de julio y ha subrayado que la reducción de 600 millones de euros en la liquidez disponible "refleja la evolución de la situación de liquidez de los bancos griegos".
De este modo, en lo que va de año la línea de liquidez de emergencia disponible para los bancos griegos se ha reducido a petición del Banco de Grecia en unos 7.100 millones de euros.
Los bancos griegos se vieron forzados a acudir regularmente a la liquidez de emergencia facilitada por el BCE cuando a principios de febrero de 2015 la institución decidió dejar de aceptar como garantía la deuda de Grecia en sus operaciones de refinanciación, una medida que abocaba a las entidades del país heleno a recurrir a la ELA a través del banco central nacional y cuyo coste para los bancos es sensiblemente superior al de la liquidez proporcionada por el BCE.
No obstante, el Consejo de Gobierno del BCE decidió hace un año volver a aceptar como colateral la deuda de Grecia en sus operaciones, permitiendo así a las entidades griegas financiarse al 0%.