Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno, a favor de revisar o modificar la reforma laboral si hay un diagnóstico certero y acuerdo social

El secretario de estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo, ha afirmado durante la rueda de prensa de valoración de los datos del paro que el Gobierno está dispuesto a hacer las reformas o modificaciones que sean "pertinentes" de la reforma laboral siempre que se haga con arreglo a un diagnóstico "adecuado y certero" de la situación y a un acuerdo social.
Así, Riesgo ha señalado que el diagnóstico certero tendrá que tener en cuenta que en el país acontece la mayor reducción del desempleo de la serie histórica, el mayor incremento de la afiliación a la Seguridad Social de la última década y que en España se han acumulado un total de 35 meses de incremento de la contratación laboral, algo que "no había ocurrido nunca con anterioridad".
En este contexto, el secretario de Estado de Empleo considera que el diagnóstico de la situación no debería llegar a concluir que el marco de relaciones laborales parezca que tiene alguna anomalía esencial que "diese lugar a que se piense que se deba revertir, modificar o derogar en su totalidad".
Por otro lado, ha apuntado que, además del análisis, el Gobierno está dispuesto a mejorarla o revisarla con arreglo a un acuerdo en el ámbito parlamentario y "sobre todo social" que "de estabilidad al marco de las relaciones laborales".
Aunque el Gobierno sí está dispuesto a hacer mejoras en el ámbito laboral, el diagnóstico de la situación no parece indicar que la evolución del mercado de trabajo requiera de "cambios significativos". Sin embargo, ha indicado que "en ningún caso" se debe pensar en "triunfalismos y en que no hay nada que hacer".
Así, Riesgo ha recordado que, aunque se va en la "buena" dirección, "queda mucho por hacer", puesto que aún hay más de 3,7 millones de personas en desempleo, una "elevada" tasa de empleo juvenil y todavía una "gran" parte de los parados llevan más de un año en desempleo.