Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno insiste en que el rescate bancario no acarrea condiciones para el ciudadano

El Eurogrupo y la UE valoran "positivamente" las reformas acometidas por España

La vicepresidenta asegura que "El Ejecutivo se preocupa por la España real"

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha insistido en que el rescate bancario solicitado por España a Europa no lleva aparejada la imposición de condiciones macroeconómicas con repercusión en el ciudadano. Sáenz de Santamaría también ha querido lanzar un mensaje de "tranquilidad y confianza" a la ciudadanía y ha asegurado que "el Gobierno se preocupa por la España real"
Al término de la reunión del Consejo de Ministros, la portavoz enfatizó que la asistencia de hasta 100.000 millones de euros a la que podrá recurrir España para capitalizar su sistema financiero es "sin condicionalidad económica".
Las condiciones que se impondrán procederán "desde el punto de vista financiero y bancario" sin otro tipo de condiciones que afecten al ciudadano, porque el Eurogrupo y la UE valoran positivamente las reformas estructurales acometidas por España, argumentó.
Sobre la tibia acogida de los mercados al conocerse el rescate bancario acordado con España, la portavoz sostuvo que el Gobierno seguirá insistiendo en las reformas estructurales en aras de recuperar la confianza.
"Europa vive momentos de incertidumbre y hay que valorar que en estos momentos de dificultad, lo que debemos hacer todos es trabajar a través de reformas estructurales y no me aventuraría a decir que algunas medidas funcionan y otras no", alegó la portavoz.
En este sentido, agregó que aún se desconoce el alcance de la asistencia financiera que recibirá España de Europa a falta de conocer los datos, en clara alusión a los informes que próximamente remitirán al Banco de España los valoradores independientes Oliver Wyman y Roland Berger sobre los activos bancarios.
La portavoz se mostró partidaria de poner en marcha los procedimientos, acometer análisis rigurosos a medio y largo plazo y "no sacar conclusiones apresuradas".
La vicepresidenta ha admitido que España está sufriendo un "momento de dificultad" ante la presión de los mercados sobre la deuda pública, si bien ha insistido en trasladar un mensaje de "tranquilidad y confianza". Ha asegurado que "el Gobierno se preocupa por la España real"
Tambien ha querido explicar que la prima de riesgo "no encarece la deuda que paga el Estado, sino que, "lo que hace en cada momento es determinar como está la compra y venta de deuda española entre inversores privados" en el mercado secundario.