Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno ajusta el déficit "a costa" de los empleados públicos y pensionistas, según CC.OO.

Considera "urgente" incrementar los salarios más bajos
CC.OO. cree que el Gobierno ajusta el déficit "a costa" de los empleados públicos, pensionistas y colectivos vulnerables por no proteger a sus ingresos de la subida de precios.
La organización sindical ha puesto de relieve que la baja inflación y el débil crecimiento económico europeo justifican mantener la política monetaria expansiva del BCE, aplicar una política presupuestaria expansiva que abandone las políticas restrictivas e impulsar el crecimiento y el empleo.
En esta línea, CC.OO. ha defendido la necesidad de que el crecimiento de la actividad económica sirva para recuperar los salarios y ha subrayado que las subidas salariales negociadas para 2017 deben garantizar la mejora del poder adquisitivo, con un rango de incremento de los salarios que esté entre el 1,8% y el 3%.
En el área pública, el sindicato ha instado a la negociación de los aspectos retributivos, del empleo, de la jornada para 2017 y de la rectificación de todos los recortes sufridos durante la crisis. Así, ha recalcado que "la oferta extraordinaria de empleo público supone una respuesta a la presión ejercida por los sindicatos".
De cara a 2017, CC.OO. cree que si los precios terminan en el 2,2% finalmente, los empleados públicos perderán 1,2 puntos, y los pensionistas 1,95 puntos, "el doble de lo que han perdido a lo largo de toda la crisis". También ha rechazado las líneas generales del Presupuesto para 2017 y ha reclamado una reforma fiscal que "proporcione recursos suficientes".
El sindicato apuesta por incrementar "urgentemente" los salarios más bajos mediante la mejora sostenida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y promover un plan de choque por el empleo para crear puestos de trabajo, aumentar la protección social, poner en marcha un plan para los parados de larga duración y redefinir el programa de garantía juvenil.