Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno lanza un contrato de compra de ordenadores por 138 millones

El Consejo de Ministros ha aprobado este jueves un nuevo acuerdo marco para la contratación centralizada del suministro de ordenadores de mesa, portátiles y monitores de aplicación obligatoria para la Administración General del Estado, cuyo valor estimado asciende a 138.616.200 euros.
El importe incluye tanto el periodo normal de duración de dos años como la prórroga máxima de seis meses y las posibles modificaciones. Con este acuerdo se homogeneizan las características técnicas de los productos y se optimizan los plazos máximos de entrega (15 o 30 días, en función del precio del contrato), así como las garantías, por lo que el criterio fundamental a la hora de adjudicar contratos será el precio.
El objetivo de esta centralización es responder a las necesidades de la Administración en relación con estos productos y homogeneizar sus características técnicas y las obligaciones de plazos de entrega y garantía por parte de las empresas, según un comunicado.
Además, se prevé un ahorro medio en las compras de un 16% sobre el valor normal del mercado, un porcentaje que podría ascender al 30% en caso de realización de compras agregadas para los distintos organismos, aseguran.
Este acuerdo sustituye al actual, cuya vigencia finaliza el próximo mes de febrero, y se encuadra dentro del proceso de contratación centralizada de bienes y servicios en el sector público.
Su ámbito de aplicación incluye a los organismos autónomos de la Administración General del Estado, a entidades gestoras de la Seguridad Social y a las demás entidades públicas estatales.
El nuevo acuerdo se divide en nueve lotes, que agrupan categorías homogéneas de bienes. Asimismo, se prevé una primera fase de selección de productos y empresas adjudicatarias para cada uno de los lotes y una segunda fase en la que cada órgano u organismo celebra una segunda licitación para adquirir los bienes que precise.