Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno aprueba la remisión a las Cortes del acuerdo político entre la UE y Canadá paralelo al CETA

El Consejo de Ministros ha aprobado un acuerdo por el que se dispone la remisión a las Cortes Generales del Acuerdo de Asociación Estratégica entre la Unión Europea y sus Estados miembros, por una parte, y Canadá, por otra, así como su ratificación.
El acuerdo persigue estrechar los lazos políticos y la cooperación en política exterior y asuntos de seguridad, situando las relaciones en un plano de asociación estratégica, al igual que ampliar la cooperación en numerosos ámbitos, más allá del comercio y la economía cuya regulación se detalla en el Acuerdo Económico y Comercial Global entre Canadá y la UE y sus Estados miembros (CETA, por sus siglas en inglés), cuya tramitación se está llevando a cabo de manera paralela.
Dicho acuerdo de Asociación Estratégica es fruto de la "prolongada amistad" entre ambas partes y de sus "extensos lazos históricos, culturales, políticos y económicos", y contribuye "notablemente a mejorar la asociación, basada en valores compartidos por la UE y Canadá, como son el respeto de los principios democráticos y los derechos humanos, las libertades fundamentales, el Estado de Derecho, la paz y la seguridad internacionales.
La firma del acuerdo se produjo el 30 de octubre de 2016 por las autoridades de la UE y el primer ministro de Canadá en el marco de un encuentro UE-Canadá en Bruselas, mientras que la aprobación por el Parlamento Europeo tuvo lugar en la sesión plenaria del pasado 15 de febrero, junto con el mencionado CETA.
REFUERZO DE LA COOPERACIÓN.
El objetivo del acuerdo es reforzar la cooperación en un amplio espectro de ámbitos políticos, no comerciales, entre los que se incluyen los derechos humanos y las libertades fundamentales, la democracia y el Estado de Derecho; la paz, la seguridad internacionales y un multilateralismo eficaz; el desarrollo económico y sostenible; la justicia, la libertad y la seguridad; la investigación y la cultura.
En él se ratifica el compromiso de los firmantes de velar por la paz y la seguridad internacionales mediante la prevención de la proliferación de las armas de destrucción masiva y la adopción de medidas contra el tráfico ilícito de armas ligeras y de pequeño calibre.
Asimismo, el acuerdo reforzará también el diálogo político y los mecanismos de consulta, y creará un Comité Ministerial Mixto y un Comité Mixto de Cooperación, con el objetivo de supervisar el desarrollo de las relaciones estratégicas entre ambas partes.