Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno y las CCAA aprueban un documento sobre la Política Agraria Común sin el apoyo de Navarra y Aragón

La ministra de Agricultura y Pesca, Isabel García Tejerina, ha declarado este lunes, tras la Conferencia Sectorial de Agricultura, que la reunión ha terminado con la aprobación de un documento consensuado sobre la Política Agracia Común (PAC). El texto ha contado con el apoyo de todas las comunidades autónomas, a excepción de Navarra y Aragón.
Estas declaraciones tienen lugar tras una reunión entre la ministra y los consejeros de Agricultura de cada comunidad autónoma. Así, Tejerina ha remarcado el "amplísimo respaldo" que ha obtenido el documento donde "se ha dado la oportunidad a todas las CCAA de participar" y ha recordado que el 2 de mayo es el último día que tiene el Gobierno para remitir el documento definitivo a la Unión Europea.
En cuanto a la negativa de Navarra, la ministra ha afirmado que es normal que no se haya sentido "identificada con el documento aprobado" durante el encuentro, ya que el texto recoge las observaciones propuestas por las comunidades y por parte de esta región "no ha habido aportaciones". "Se ha dado oportunidad a todas las CCAA de participar", ha añadido.
ARAGÓN CONTRA LOS PRIVILEGIOS SECTORIALES
El consejero autonómico de Agricultura de Aragón, Joaquín Olona Blasco, ha asegurado que "el documento va a hacer muy difícil que se produzcan cambios significativos" y ha considerado la PAC como "ineficaz, injusta e ineficiente". "Espero y confío en que se puedan introducir modificaciones sustanciales", ha señalado.
Además, ha criticado que la PAC actual mantenga un enfoque sectorial con ayudas que privilegian a unos sectores frente a otros y ha solicitado una ayuda que sea "abierta a todos los agricultores y ganaderos, prescindiendo de enfoques personales". Por ello, ha abogado por la eliminación de los derechos históricos porque, para él, "todos los sectores son preferentes".
En respuesta a esto, Tejerina ha declarado que el documento mantiene políticas sectoriales para adaptarse así a la realidad de cada sector y ha recordado la importancia de "defender posiciones posibilistas". También, ha negado que el escrito recoja pagos históricos pero sí ha defendido los pagos directos, que "juegan un papel importante de estabilidad y de apoyo a las rentas de los agricultores y ganaderos".
Por su parte, el representante de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, pese a apoyar el documento, ha asegurado que únicamente "sirve para empezar el camino" y lo ha calificado como "de partida y de mínimos". "Hay que ser rápidos porque otros Estados miembro ya han hecho los deberes", ha apuntado.