Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno rescinde hoy el contrato del túnel del AVE a Francia con ACS y Eiffage

España y Francia 'rescatarán' la infraestructura
El Consejo de Ministros rescindirá previsiblemente hoy viernes a ACS y Eiffage el contrato que lograron en 2003 para la construcción y posterior explotación del túnel bajo los Pirineos que conecta España y Francia por AVE.
Los dos Estados 'rescatarán' posteriormente esta infraestructura a través una sociedad conjunta participada por Adif y su homólogo francés, SNCF-Réseau.
La rescisión del contrato y la asunción del túnel por parte de los Estados tiene lugar después de que el pasado mes de septiembre TP Ferro, la compañía a través de la que ACS y Eiffage construyeron el túnel y lo gestionaban, no superara el concurso de acreedores en que estaba inmersa desde hacía un año y se viera abocada a la liquidación.
La banca acreedora no aceptó el plan que las constructoras plantearon para reestructurar y abonar la deuda de 557 millones de euros que soporta el túnel de este primer AVE transfronterizo.
Una vez que este viernes el Gobierno anule el contrato con las constructoras, el próximo lunes España y Francia firmarán en París el acuerdo por el que los dos Estados se harán cargo de la infraestructura.
Para ello, Adif y su homólogo galo ya han constituido una empresa conjunta que se denomina Línea Figueres Perpignan (LFP), que será la que asuma el túnel y su gestión.
En concreto, esta compañía se hará con un tramo de AVE de 44,4 kilómetros de longitud, que discurre entre Figueres y Perpignan, y que incluye un túnel de 8,3 kilómetros bajo los Pirineos.
OBRA HISTÓRICA DE 1.000 MILLONES.
ACS y Eiffage, a través de TP Ferro, se adjudicaron en 2003 la construcción y posterior explotación durante cincuenta años de esta infraestructura, considerada una de las mayores obras de ingeniería civil, que supuso una inversión de 1.000 millones de euros.
Los retrasos acumulados en la puesta en servicio del túnel y en su conexión con la red AVE de los dos países, así como el limitado tráfico de trenes que registra, constituyen las causas de la quiebra de la concesión.
La liquidación y rescate del AVE transfronterizo tiene lugar después de que ACS y Eiffage hayan emprendido en los últimos años tres arbitrajes internacionales para reclamar distintas cantidades a España y Francia. Uno de ellos lo perdieron, el otro decayó y el tercero está pendiente de resolución.
El túnel del AVE a Francia es una de las grandes infraestructuras públicas que quebraron en los últimos años junto con un conjunto de autopistas, varios aeropuertos y el almacén de gas Castor, entre otras.
De hecho, Fomento, a través de Adif, asume su parte en el túnel bajo los Pirineos mientras trabaja para en los próximos meses hacerse también cargo de las autopistas quebradas.