Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Garoña suma provisiones por 106 millones para su predesmantelamiento

Nuclenor, la sociedad participada al 50% por Endesa e Iberdrola que opera la central nuclear burgalesa de Santa María de Garoña, acumula 106 millones de euros para el predesmantelamiento de la central y la parte que le corresponde por su 2% en Trillo.
Estas tareas de predesmantelamiento ya están en marcha y tienen una duración de tres años, si bien "la situación se volvería reversible" si se produce un cambio en las circunstancias que condujese a la empresa a cambiar de postura y reiniciar la actividad, explica Nuclenor en sus cuentas anuales de 2015, entregadas al Registro Mercantil y consultadas por Europa Press a través de 'Infoempresa.com'.
De llegar a su fin, la fase de predesmantelamiento concluiría con la extracción del combustible de la piscina, momento en el que la sociedad estatal Enresa "se haría cargo de la titularidad de la instalación y de la totalidad de los costes del desmantelamiento propiamente dicho".
La provisión de Nuclenor para estas labores se realizó en buena parte en el ejercicio 2014, en el que la sociedad acabó registrando unas pérdidas de 112 millones de euros, muy superiores a los 'números rojos' de 45 millones contabilizados en 2015.
La empresa también tiene provisionados otros 14,8 millones de euros para atender a las prestaciones de sus 260 trabajadores. Su fuerza laboral se redujo en 14 empleados en el último año.
Garoña se encuentra en la actualidad en condición de cese y con todo el combustible almacenado en sus piscinas, como viene sucediendo desde que en diciembre de 2012 la empresa decidiese suspender la actividad en respuesta a los impuestos eléctricos de la Ley 15/2012.
La cifra de negocios del año pasado apenas ascendió a 8 millones de euros, frente a 6,4 millones de euros en 2014, y provino de los réditos obtenidos por la participación del 2% en Trillo.
La empresa se encuentra en la actualidad en una situación de desequilibrio patrimonial en la que el patrimonio neto se ha situado por debajo de la mitad del capital social.