Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Funcas eleva cuatro décimas su previsión de crecimiento para 2017, hasta el 3,2%

Prevé un déficit del 3,2% este año y del 2,2% en 2018
La Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) ha revisado cuatro décimas al alza, hasta el 3,2%, su estimación de PIB para 2017, lo que supone cinco décimas más que la previsión oficial del Gobierno (+2,7%), debido a un comportamiento del sector exterior "más dinámico de lo esperado" y a las buenas expectativas del turismo. El alza del PIB se desacelerará hasta el 2,8% en 2018 y el déficit se situará en el 3,2% este año y en el 2,2% el próximo.
Estas son las nuevas previsiones económicas de Funcas, que calcula que la aportación del sector exterior al crecimiento alcanzaría este año los 0,7 puntos, dos décimas más de lo estimado anteriormente, por el avance de las exportaciones de bienes y de servicios no-turísticos, unido a una "buena temporada turística", tanto en flujo de entradas como en gasto por turista, y una "aceleración" de las importaciones.
Respecto a la demanda nacional, señala que la desaceleración será menos acusada de lo previsto y su aportación al crecimiento del PIB será de 2,5 puntos, debido a que el impacto de la creación de empleo sobre la renta disponible de los hogares y la reducción de la tasa de ahorro provocarán que el consumo privado aumente más de lo esperado.
De cara al 2018, Funcas prevé una desaceleración del alza del PIB hasta el 2,8% por la reducción de la aportación del sector exterior, ya que las exportaciones de bienes y servicios seguirán ganando cuota de mercado, pero a un ritmo más moderado que durante los primeros años de recuperación.
Asimismo, las importaciones recuperarían en 2018 un crecimiento en consonancia con la evolución de la demanda (lo que supone una elasticidad próxima a dos). La aportación de la demanda nacional al crecimiento será semejante a la esperada para 2017, con una ligera ralentización del consumo privado en términos reales, como consecuencia del menor ascenso del empleo. El consumo público también puede reducir ligeramente su ritmo de crecimiento, mientras que la inversión se acelerará, según las previsiones de Funcas.
EMPLEO, IPC, SALARIOS Y DÉFICIT.
En cuanto al empleo, Funcas cree que aumentará un 2,9% este año, medio punto más que en la anterior previsión, y la tasa de paro disminuirá hasta una media anual del 17%, al tiempo que una parte del repunte de la inflación se trasladará a los salarios, que se incrementarán un 1,4%.
Funcas mantiene la previsión de un repunte de la inflación, que alcanzaría un 2,1% en 2017, debido al alza del precio del petróleo, pero con una inflación subyacente "moderada". Para 2017 augura que el empleo moderará su crecimiento hasta un 2,4%, lo que dejará la tasa de paro por debajo del 15%.
En lo que respecta al déficit público, Funcas estima que para el conjunto de las administraciones públicas el déficit se reducirá, fruto de la congelación del gasto que conlleva la prórroga presupuestaria y de las medidas fiscales adoptada a finales de 2016, hasta el 3,2% del PIB este año, una décima por encima del objetivo. El déficit alcanzaría el 2,2% del PIB en 2018, en línea con el objetivo.
ENTORNO INTERNACIONAL "MENOS FAVORABLE".
En cualquier caso, Funcas advierte de que el entorno internacional, factor "esencial" de la recuperación, podría volverse "menos favorable". Concretamente, avisa de que los resultados de las elecciones en el Reino Unido podrían complicar las negociaciones sobre el 'Brexit' y a la vez ensombrecer las perspectivas económicas en ese país.
Por otra parte, señala que persisten "incertidumbres" en cuanto a la evolución de la política económica en las dos principales potencias mundiales, ya que en Estados Unidos el Gobierno de Donald Trump se enfrenta a "importantes decisiones" en materia presupuestaria y de política comercial.
En cuanto a China, apunta que la importante burbuja de crédito que se ha generado estos últimos años representa un riesgo tanto para ese país como para la economía mundial.
En el plano interno, hace hincapié en que la deuda pública se mantiene como uno de los principales "elementos de vulnerabilidad". Para 2018, prevé que la deuda de las administraciones públicas alcance el 96,1% del PIB, un nivel elevado en comparación con otros países europeos y cerca de tres veces más que antes de la crisis.
Además, teniendo en cuenta la caída de la tasa de ahorro y la reactivación de la inversión en vivienda, se espera que el proceso de desendeudamiento de los hogares "no mejore sustancialmente" en los próximos años.
En 2018, los pasivos de los hogares representarían todavía el 96,6% de su renta bruta disponible y la normalización de la política monetaria encarecerá los costes financieros tanto para el Estado como para las familias.
Con todo, Funcas subraya que "conviene no caer en la autocomplacencia" y que la situación "exige más contundencia en el esfuerzo de corrección de los desequilibrios en las cuentas públicas, una vigilancia estrecha de los procesos de sobre-endeudamiento de los hogares, sobre todo aquellos que consiguen préstamos hipotecarios a tipos variables, y más audacia en la reducción del paro de larga duración".