Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fitch cree que la cumbre europea ha superado las expectativas y alivia la presión sobre los ratings

El alivio es a "corto plazo"

Según la agencia calificadora se partía de espectativas "bajas"

Fitch lo confía todo a una "crucial" unión bancaria, junto a una "mayor" integración fiscal y política

La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings considera que la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea ha "superado las expectativas", aunque recuerda que estas eran bajas, y supone un "paso positivo" que alivia la presión a corto plazo sobre los ratings soberano de la eurozona.
Fitch señala que esta es una evaluación inicial de la cumbre e incide en que resolver la crisis de deuda de la eurozona llevará "largo tiempo". Así, advierte de que los riesgos de implementación de lo acordado hasta ahora y en reuniones anteriores son "alto" y de que la prolongada naturaleza de la crisis pesará en las perspectivas económicas de la región.
En concreto, ve "un paso importante para garantizar la viabilidad a largo plazo del euro" la decisión de crear un único mecanismo de supervisión bancaria, y cree que la posibilidad de que intervenga, y si es necesario recapitalice, entidades "mejora ampliamente" el funcionamiento de la unión monetaria.
Asimismo, considera que la decisión de aceptar la petición de España de que el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) no tenga status de acreedor preferente a cambio de prestar ayuda financiera para recapitalizar los bancos españoles reduce las preocupaciones de los inversores.
En esta línea, la agencia también insiste en que una implementación "oportuna y eficaz" de la denominada unión bancaria será "crucial" y tendrá que completarse con una mayor integración fiscal y política para aumentar la confianza en el futuro a largo plazo de la unión monetaria.