Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fed mantiene los tipos de interés entre el 1% y el 1,25% en su reunión de julio

El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) ha decidido de forma unánime mantener los tipos de interés en un rango objetivo de entre el 1% y el 1,25%, dando continuidad a su política monetaria acomodaticia en su reunión correspondiente al mes de julio, informó en un comunicado.
El órgano responsable de la política monetaria de Estados Unidos, que subió los tipos por cuarta vez en el mandato de la actual presidenta el pasado mes de junio y la segunda en lo que va de año, ha destacado en su comunicado la fortaleza del mercado laboral estadounidense y la recuperación "moderada" de la actividad económica.
No obstante, ha señalado que la inflación "continúa siendo baja" y asegura que es la principal variable a la que el comité está atento. En este sentido, ha admitido que en los últimos doce meses, la inflación general y la subyacente -que excluye la volatilidad de los precios de la energía y la alimentación- ha disminuido.
Si bien, ha mantenido su previsión de que en el corto plazo la inflación se mantendrá por debajo del 2%, pero que se estabilizará en torno al objetivo en el medio plazo.
Además, la cúpula directiva del organismo norteamericano ha precisado que también vigilará muy de cerca la evolución de las condiciones económicas, hasta el punto que justifiquen un aumento gradual de las tasas de fondos federales, aunque admite que "es probable que se mantengan durante algún tiempo".
NORMALIZARÁ EL BALANCE CON "RELATIVA RAPIDEZ"
Por último, ha señalado que espera implementar su programa de normalización del balance "con relativa rapidez". La Fed ha aumentado su balance hasta los 4,5 billones de dólares, debido a la compra de bonos como parte de su programa de expansión cuantitativa.
El Producto Interior Bruto (PIB) anualizado del país para los tres primeros meses del año en la tercera estimación del dato, fue revisado cinco décimas al alza el pasado mes de junio, hasta el 1,4%, frente al 1,2% que estimó el pasado mes de mayo y el 0,7% de la primera estimación que dio en abril.
De esta forma, la economía estadounidense se ha ralentizado en el primer trimestre del año, al caer hasta siete décimas frente al dato del cuarto trimestre de 2016 cuando registró un incremento del 2,1%.
Recientemente, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha recortado la previsión de crecimiento del país al 2,1% tanto este año como el siguiente, un 0,2% y un 0,4% menos, respectivamente. Según el organismo, la revisión a la baja viene determinada por la falta de concreción del programa de estímulos fiscales de la Casa Blanca.
La tasa de paro se sitúa en el 4,4%, lo que implica pleno empleo. Solo en el pasado mes de junio, el mercado laboral estadounidense creó hasta 222.000 nuevos puestos de trabajo.
Los precios en EEUU se mantuvieron durante el pasado mes de junio estables respecto al pasado mes de mayo, cuando el IPC (Índice de Precios al Consumo) retrocedió un 0,1%, según los datos del Departamento de Trabajo estadounidense, que situó la inflación interanual en el 1,6%, tres décimas por debajo de la registrada el mes precedente.
La próxima reunión del FOMC se celebrará los próximos 19 y 20 de septiembre, y aún quedarán dos citas más, a finales de octubre y a mediados de diciembre.