Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fed da luz verde a la gran banca de EEUU para sus planes de dividendos y recompra de acciones

La Junta de la Reserva Federal (Fed) ha concluido la segunda ronda de sus 'test de estress' a la banca y por primera vez, desde 2011, no se ha opuesto a ninguno de los planes de retribución de capital de las entidades participantes dando luz verde a sus planes de pagos de dividendos y recompra de acciones, a excepción de Capital One, que los ha aprobado de manera condicional.
Esta prueba, Comprehensive Capital Analysis and Review (CCAR), que consta de dos fases, cuantitativa y cualitativa, evalúa los procesos de planificación de capital y la suficiencia de capital, incluidas otras funciones, como pagos de dividendos y recompra de acciones.
Así, la Fed anunciaba a cierre de mercado de este miércoles los resultados de la segunda ronda que analizaba el componente 'cualitativo' en la que solo eran evaluados los 13 bancos más grandes con activos por más de 250.000 millones de dólares --la semana pasada se sometieron al análisis 'cuantitativo'--, y en las que señalaba que hasta en el escenario más adverso de una severa recesión, estarían bien capitalizados".
En este sentido, el gobernador de la Fed, Jerome H. Powell, indicó que se siente satisfecho de que el sistema bancario estadounidense haya logrado niveles de capital saludables y que la mayoría mejoren sustancialmente sus procesos de planificación de capital.
En conjunto, los bancos que pasaron las pruebas podrán pagar el 100% de sus ingresos netos proyectados durante los próximos cuatro trimestres a sus accionistas, en comparación con el 65% de un año antes. Es la primera vez desde 2008 que los bancos devuelven al menos el total de sus ganancias anuales.
De esta manera, Capital One Financial es la única entidad que, sin que la Fed se oponga totalmente a sus planes, logra un aprobado condicional. La entidad tendrá que revisar y presentar un nuevo plan de capital antes finales de año con el fin de abordar "las debilidades en su proceso de planificación de capital".
Citigroup fue la entidad que mejor nota logró, al que además se le dio permiso para devolver casi 19.000 millones de dólares a sus accionistas, o aproximadamente el 125% de las ganancias proyectadas durante los próximos cuatro trimestres.
Si bien, la Fed advirtió que aunque todos los bancos pasaron la prueba, la ratio de apalancamiento, un aspecto financiero clave, se situó en la mayoría muy cercana a al mínimo requerido del 3%. Goldman Sachs se quedó en un 3,1% y otros como JP Morgan o Morgan Stanley, se situaron justo por debajo del 4%.
Por otro lado, destacó la ratio de capital social común de los 34 bancos -que compara el capital de alta calidad con los activos ponderados de riesgo-, y celebró que se haya duplicado desde el 5,5% que apuntaban en el primer trimestre de 2009, hasta el 12,5% actual.
SANTANDER APRUEBA POR PRIMERA VEZ
Después de tres años consecutivos de suspensos, la filial del Banco Santander en EEUU ha pasado los 'test de estrés' de la Fed, un aprobado que permitirá a la entidad presidida por Ana Botín empezar a cobrar dividendos de su filial norteamericana.
Una vez conocidos los resultados, Santander comunicaba la aprobación por el Consejo de Administración de la entidad tres repartos de capital para el tercer trimestre del año, entre los que se encuentran un dividendo de 0,45625 dólares (0,400991 euros) por acción que se hará efectivo el 15 de agosto para los tenedores de acciones preferentes perpetuas no acumulativas de la serie C a fecha de 1 de agosto.
Además, se ha aprobado un dividendo de 5 millones de dólares (4,39 millones de euros) para Santander y una amortización del saldo restante del 7,908% de la compañía en valores fiduciarios preferentes.
BBVA, por su parte, también recibió anoche el certificado definitivo de aprobado en las pruebas de resistencia, lo que asegura que dispone de un colchón de liquidez suficiente para ejecutar planes de retorno de capital a la matriz.
El presidente de BBVA Compass, Manolo Sánchez, señaló que "los resultados de las pruebas de estrés y la revisión de los procesos de gestión del capital confirman una vez más la fortaleza del banco, la sólida posición de capital y el enfoque permanente en una gestión prudente y en hacer crecer el negocio".