Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FROB podría perder 500 millones más hasta 2022 por la venta de Banco de Valencia

El presidente del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Jaime Ponce, ha señalado este miércoles que el fondo podría perder 500 millones de euros más de aquí a 2022 por las garantías concedidas a Caixabank tras la venta de Banco de Valencia.
"Nuestra estimación de pérdida esperada es de 500 millones de euros de aquí a 2022, que es el momento en que expira el esquema de protección de activos (EPA)", ha indicado durante su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados.
Ponce ha recordado que el FROB concedió dos EPA: uno a Cajasur, ya cerrado, y el concedido a Caixabank por la venta de Banco de Valencia que cubría 2.200 millones de euros en activos.
La pérdida máxima de esa cartera estaría próxima a los 1.500 millones de euros, pero el FROB solo cubre el 70% y además hay un umbral de primera pérdida de 200 millones de euros adicionales que el fondo no respalda.
El presidente del FROB ha indicado que su responsabilidad es llevar un "seguimiento y control exhaustivo" de esa cartera de activos a través de un protocolo que se suscribió en el momento de activación del EPA y en el que se recoge la salvaguarda de que el fondo autoriza determinadas operaciones de carácter significativo.
FUSIÓN BANKIA-BMN
Respecto a la previsible fusión de Bankia y BMN, Ponce ha señalado que una vez que el FROB ha terminado los trabajos de análisis y ha concluido que la mejor forma de recuperar las ayudas públicas es con la integración de ambas entidades, le toca el turno a sus respectivos equipos de gestión.
"Es el tiempo de los gestores y de que adopten cuantas actuaciones sean necesarias para que el proceso se rija por los mejores estándares", ha apuntado, al tiempo que ha manifestado su "confianza plena" en que llevarán a cabo esta labor con el mejor "rigor, cuidado y respeto".
Por último, ha coincidido con las estimaciones aportadas ayer por el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, y ha indicado que las ayudas financieras supondrán este ejercicio un 0,1% del PIB.