Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FMI pide "flexibilidad" en los planes de los bancos y menos dividendos en efectivo

De Guindos conversa con Christine LagardeReuters

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha reclamado "flexibilidad" en los planes de reestructuración de los bancos nacionalizados y de los que han recibido ayudas públicas para que puedan ajustarse a las circunstancias cambiantes de la economía, y ha defendido limitar las remuneraciones y los dividendos en efectivos en caso de que sean necesarias medidas para fortalecer el capital de las entidades. Así mismo pide a los supervisores que animen a las entidades a recurrir a la financiación del BCE y no les insten a devolver por adelantado.

"Aunque los planes de restructuración de los bancos de los grupo 1 y 2 deben estar dirigidos a garantizar que vuelvan a ser viables, al mismo tiempo deberían seguir bajo revisión para garantizar que no generan restricciones innecesarias en la provisión de crédito, especialmente dado que en teoría su viabilidad puede mejorarse con un ritmo de desapalancamiento más lento en algunos casos", explica.
En este sentido, advierte de que si los bancos del grupo 0 no son capaces de incrementar su cuota de mercado de préstamos todo lo deseado y las entidades de los grupos 1 y 2 "no toman el revelo debido a las limitaciones en sus planes de restructuración", el crédito a la economía real "se contraerá más rápido de lo previsto".
"En este escenario, podría ser necesario revisar los planes de restructuración para eliminar cualquier limitación innecesaria en el préstamo (condicionado al mantenimiento del objetivo clave de devolver la viabilidad a los bancos), al mismo tiempo que se alivia el ritmo de la devolución de la financiación del BCE", insiste.
PROGRESOS IMPORTANTES EN REFORMA SECTOR FINANCIERO
Destaca que España ha realizado "progresos importantes" en la reforma de su sector financiero, que ha hecho que sea "más fuerte y más seguro", pero ha incidido en que deberían considerarse "más medidas para mejorar las condiciones del crédito y apoyar la recuperación".
En su tercer informe de evaluación del rescate bancario español, el FMI destaca que la implementación del programa acordado a cambio del rescate sigue según lo previsto y ya se han adoptado la mayoría de las medidas acordadas, como las transferencias de activos a la Sareb o la recapitalización de parte de la banca, que han supuesto un "importante impulso" para la solvencia y la liquidez del sistema.
"Progresos importantes bajo el programa del sector financiero han ayudado a hacer el sistema bancario español más fuerte y más seguro. Sin embargo, los riesgos para la economía en general son aún elevados y las pérdidas es probable que sigan siendo altas hasta que la recuperación económica esté firmemente establecida", avisa.
En este sentido, advierte de que siguen siendo necesarios ajustes en la economía española, lo que continúa lastrando la demanda doméstica, restringiendo la producción e incrementado el desempleo. Además, apunta que las dinámicas del sector financiero aún siguen contribuyendo a las presiones recesionistas, ya que aceleran la contracción del crédito, endurecen las condiciones y aumentan los intereses.
Así, advierte de que el crecimiento seguirá siendo "débil" durante un tiempo, a menos que se adopten tanto a nivel europeo como nacional nuevas reformas que hagan que el proceso de ajuste sea "menos costoso". "Nuevas medidas en el sector financiero pueden apoyar significativamente este esfuerzo, apoyando por tanto la estabilidad económica y la estabilidad financiera", agrega.
Asimismo, la institución dirigida por Christine Lagarde subraya que, aunque las condiciones de financiación y liquidez han mejorado considerablemente en el último año, aún siguen lejos de ser normales, reflejando la actual fragmentación del sector financiero en la eurozona.
Por ello, incide en que será importante seguir siendo "proactivo" para garantizar que los bancos siguen estando adecuadamente capitalizados, con "rápidas" provisiones para nuevos riesgos.
Por otro lado, el Fondo celebra los esfuerzos del Gobierno para reducir la morosidad de las administraciones públicas y las iniciativas para incrementar el crédito a las pequeñas y medianas empresas (pymes). "Esfuerzos en esta dirección son ampliamente bienvenidos, aunque sería importante diseñar cuidadosamente esquemas de garantías de crédito", añade.
NO INSTAR A DEVOLUCIONES ANTICIPADAS.
En este contexto, defiende que se adopten medidas para apoyar el crecimiento y la estabilidad financiera a nivel europeo, lo que incluye avanzar con rapidez hacia la unión bancaria para acabar con el vínculo entre el soberano y el sector bancario y que se mantenga el apoyo de la política monetaria del BCE.
A este respecto, cree que para que las medidas del BCE sean efectivas los supervisores no deberían desalentar a los bancos a acudir a las facilidades de crédito del BCE ni presionarles para que devuelvan la financiación obtenida de la institución antes del plazo previsto, a menos que existan "fuertes razones para hacerlo. "Estas devoluciones adelantadas endurecen la oferta y las condiciones del crédito en España", alerta.
DIVIDENDOS EN ACCIONES.
Por otro lado, el FMI destaca que aún persisten los riesgos para los niveles de capital de los bancos, por lo que subraya que cualquier acción supervisora para fortalecer la solvencia de las entidades y reducir sus riesgos debe ir enfocada a medidas que impulsen el capital sin empeorar unas condiciones crediticias ya complicadas.
En concreto, propone que estas medidas se centren en la emisión de nuevo capital en el caso de los bancos que tengan acceso a los mercados, ya que con el tiempo tiene ventajas "significativas" respecto a otras acciones, y restringir los dividendos y las remuneraciones en efectivo.
En este sentido, defiende que los limites a los pagos en efectivo evitaría que aquellos grandes accionistas que también son directivos compensen unos menores dividendos en efectivo con mayores bonus. Además, pagar a los empleados con acciones no sólo apoyaría al capital, sino que también alinearía los intereses de accionistas y trabajadores.
Asimismo, apunta que si los bancos hubieran pagado todos los dividendos en acciones desde que comenzó la crisis económica en 2008, y asumiendo que no se hubieran producido otros cambios en sus balances, ahora mismo estas entidades ya cumplirían con los requisitos de capital de Basilea III.
CRÉDITOS REFINANCIADOS.
Por otra parte, el FMI recuerda que como parte el MoU, se ha pedido a los bancos que divulguen los datos de sus créditos refinanciados y, en este sentido, subraya que España es uno de los primeros países de Europa que ha dado este importante paso en aras de la transparencia.
Los datos muestran que a finales de 2012 se recalificó una cantidad importante de créditos que se calificaron como sanos, a pesar de que el uso de esta herramienta podría indicar un mayor riesgo de crédito que justifique su clasificación como dudoso.
Así, la institución ha subrayado que el Banco de España ha pedido a las entidades que revisen sus créditos refinanciados antes de finales del mes de septiembre de este año. El FMI espera que estas revisiones aumenten el stock de créditos dudosos o subestandar, así como las necesidades de provisiones en el corto plazo.
Por otro lado, el FMI considera un "gran avance" la reforma de la ley de cajas, pero incide en que debe adoptarse en un periodo de tiempo adecuado, e insta a aplicar algunas de las recomendaciones pendientes en materia de supervisión realizadas por el Banco de España el pasado mes de octubre.