Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Fondo Monetario Internacional admite "fallos notables" en el rescate a Grecia

El FMI pide a Atenas medidas decisivas para reducir la administraciónInformativos Telecinco

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha reconocido que el programa de rescate de Grecia ha tenido "fallos notables", y considera que la reciente experiencia del país heleno demuestra la importancia de repartir la carga del ajuste entre los diferentes niveles de la sociedad para lograr un respaldo social al programa. En la evaluación interna del rescate, la institución subraya que, la economía helena ha registrado una recesión mucho más profunda de los esperado.

En una evaluación interna sobre el rescate de Grecia, el Fondo subraya que, como consecuencia del programa de ayuda acordado con la 'troika', la economía helena ha registrado una recesión "mucho más profunda de los esperado con un desempleo excepcionalmente elevado".
En sus cálculos el FMI aseguraba que la economía griega se contraería un cinco y medio por ciento entre 2009 y 2012, pero lo hizo en un 17por ciento. Pronosticó que el paro en ese periodo sería del 15 por ciento, y finalmente alcanzó el 25 por ciento.
En esta línea, también admite que se ha logrado restaurar la confianza de los mercados, que el sistema bancario ha perdido el 30% de sus depósitos y que la deuda pública ha permanecido demasiado elevada, lo que obligó a su reestructuración y provocó daños colaterales en los balances de los bancos, que ya estaban debilitados por la recesión.
Asimismo, el organismo dirigido por Christine Lagarde subraya que, aunque la competitividad ha mejorado en cierta medida por la caída de los salarios, las reformas estructurales se han estancado y no se han logrado alcanzar mejoras en la productividad.
Pese a ello, el informe también subraya que el programa de rescate ha logrado "notables" éxitos. En concreto, subraya que ha permitido que, tal como deseaba el país, Grecia permanezca en la zona euro, llevar a cabo una "fuerte consolidación fiscal" y situar el sistema de pensiones en una senda "viable".
Asimismo, también incide en que los riesgos de un contagio que podría haber tenido "efectos graves en la economía global" se ha contenido "relativamente bien", gracias también al apoyo de los esfuerzos multilaterales para crear "cortafuegos".
Respecto a las condiciones recogidas en el programa, considera que su orientación general fue "apropiada", ya que un rápido ajuste fiscal era "inevitable" y las medidas para impulsar la competitividad y las reformas estructurales eran "esenciales" para apoyar la reducción del déficit.
Sin embargo, reconoce que la capacidad para implementar las reformas fue "sobrestimada", y cree el hecho de que el comportamiento de la economía griega fuera mucho peor de lo esperado se ha debido, además de a factores exógenos, a unas previsiones "demasiado optimistas".
Por otro lado, el informe subraya que dado, el peligro de contagio, el programa de rescate era una necesidad, pese a que admite que el Fondo tenía dudas acerca de la sostenibilidad de la deuda.
El FMI reconoce que hubo "tensiones entre la necesidad de apoyar a Grecia y la preocupación de que la deuda no fuera sostenible con alta probabilidad", una de las condiciones que impone el FMI para las ayudas. Por este motivo, señala que se modificó el criterio de acceso excepcional para bajar el listón de sostenibilidad de la deuda e incluir "casos sistémicos".