Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FMI pide a Italia acelerar el saneamiento de sus bancos y reformas laborales y de pensiones

La institución mejora al 1,3% desde el 0,8% el pronóstico de crecimiento del PIB del país transalpino en 2017
El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha revisado medio punto porcentual al alza su pronóstico de crecimiento para Italia en 2017, cuando el país transalpino crecerá un 1,3%, mientras que entre 2018 y 2020 la expansión rondará el 1% anual, aunque persisten "significativos riesgos a la baja", incluyendo la fragilidad del sector financiero, la incertidumbre política y una potencial reevaluación del riesgo de crédito durante la normalización de la política monetaria.
Las conclusiones preliminares de los técnicos del FMI que han elaborado el informe anual sobre la economía del país denominado 'Artículo IV', recomiendan abordar "ambiciosas" reformas estructurales que impulsen un crecimiento más fuerte, incluyendo reformas en el mercado laboral y del sistema de pensiones, así como acelerar el saneamiento de los bancos italianos.
A este respecto, la misión del FMI reclama estrategias "ambiciosas y creíbles" para reducir el impacto de los préstamos no productivos en el balance de las entidades transalpinas, así como medidas para mejorar su eficiencia, racionalizando modelos de negocio y garantizando que las nuevas entidades que surjan del proceso de consolidación en curso comienzan su andadura con un balance saneado.
Asimismo, los técnicos del FMI apuestan por la búsqueda de soluciones oportunas y al menor coste posible para aquellos bancos en dificultades, subrayando la importancia de que estas medidas de recapitalización deben evitar tardar demasiado en aplicarse con el fin de evitar el impacto negativo de esta demora sobre el conjunto del sistema, amenazando la estabilidad.
"La consolidación del fragmentado sistema bancario de Italia está prevista y puede contribuir a mejorar la eficiencia", señalan los técnicos del FMI, indicando que allá donde fuera necesario recurrir al rescate interno ('bail in') debería proporcionarse protección a los hogares vulnerables.
Por otro lado, los técnicos del FMI piden en sus conclusiones preliminares que Italia liberalice sus mercados de productos y servicios, mejorando la autoridad para sancionar prácticas anticompetitivas.
REFORMA LABORAL.
En cuanto al mercado laboral, el informe advierte del crecimiento de los salarios a mayor ritmo que la productividad, recomendando priorizar los acuerdos a nivel empresarial y los 'descuelgues' respecto a los convenios colectivos.
Entre las medidas propuestas los técnicos del FMI apuntan la posibilidad de introducir en Italia un salario mínimo diferenciado entre regiones, además de la necesidad de incrementar el gasto en políticas activas de empleo.
Por otro lado, las conclusiones preliminares de la misión del FMI recomiendan reducir gradualmente la carga impositiva de los factores de producción y dirigirla en su lugar hacia el consumo y las propiedades, reformando las valoraciones catastrales y avanzando hacia un impuesto inmobiliario moderno.
Asimismo, el FMI subraya la necesidad de tomar en consideración la importancia de reducir los elevados niveles de gasto en pensiones en el medio plazo. "Los parámetros de las pensiones podrían revisarse y ajustarse como fuera necesario", apunta la institución.