Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

FCC pone en funcionamiento la nueva planta de reciclaje de materiales de Dallas

FCC ha iniciado la operación de la nueva Planta de Reciclaje de Materiales (MRF, por sus siglas en inglés) en las instalaciones de McCommas Bluff Landfill, al sur de Dallas, Texas, anunció en una nota de prensa.
El inicio de la actividad lo ha realizado recibiendo todo el material del contenedor único de residuos reciclables de la ciudad de Dallas y también de la ciudad de University Park, Texas, que en noviembre de 2016 adjudicó a FCC un contrato de servicio de cinco años para el tratamiento y comercialización de los residuos reciclables de la ciudad.
Durante las dos últimas semanas de diciembre, la planta ha recibido y procesado con éxito más de 1.000 toneladas de materiales del contenedor de reciclables (single stream) procedentes de la ciudad de Dallas.
La prueba de rendimiento llevada a cabo con los representantes de la ciudad ha cumplido y superado todas las expectativas, asegura la empresa en la nota de prensa.
La planta de última tecnología, construida y financiada por FCC Environmental Services, la filial estadounidense del Grupo FCC, especializada en servicios medioambientales, estará también gestionada por la compañía durante un periodo de 15 años, con una posible ampliación de 10 años.
El volumen de negocio asociado a la planta es de aproximadamente 290 millones de euros a lo largo de su vida útil. La instalación utilizará las últimas tecnologías de separación y clasificación, incluida la visión artificial, así como máquinas de separación óptica y gravimétrica.
Todos los materiales recogidos en el único contenedor de reciclaje se separarán en diferentes categorías. Reciclará miles de toneladas de papel, cartón, vidrio, plástico y metal producidas por los ciudadanos de Dallas y las devolverá al mercado, siguiendo de ese modo los principios de la economía circular.
En noviembre de 2015, FCC ganó el contrato para construir y operar una planta para gestionar todos los residuos reciclables en la ciudad texana de Dallas. Su construcción comenzó a principios de 2016 y su diseño se basó en ayudar a la ciudad a alcanzar los objetivos de aumentar la desviación de residuos hasta el 40% en 2020, el 60% en 2030 y el 80% en 2040.