Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara pide normas de seguridad y éticas comunes ante avances de la robótica

La comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo ha instado este jueves a la Unión Europea a armonizar normas de seguridad, éticas y legales para regular los importantes avances que se están logrando en el campo de la robótica y de la inteligencia artificial y que han permitido, por ejemplo, desarrollar vehículos que se desplazan sin conductor.
"Cada vez son más los momentos de nuestra vida cotidiana que se ven afectados por la robótica, por lo que necesitamos con urgencia un marco jurídico europeo que haga frente a esa realidad y garantice que los robots siguen estando al servicio del hombre", ha resumido el eurodiputado autor del texto adoptado.
Los eurodiputados piden explorar la posibilidad de crear en el futuro un estatus jurídico para las "personas electrónicas", que cubra los robots autónomos más sofisticados y permita reclamar responsabilidades en caso de daños.
De manera más inmediata, las conclusiones de los eurodiputados apuntan hacia un sistema de seguros obligatorio y un fondo de compensación, como herramientas con las que asistir a las víctimas en caso de accidentes de vehículos sin conductor.
Bruselas, por su parte, considera que la Unión Europea cuenta ya con reglas sólidas en materia de seguridad y de responsabilidad que pueden aplicarse al sector, aunque vigila con atención los avances tecnológicos, ha dicho una portavoz comunitaria.
Los eurodiputados han centrado parte de su preocupación en aclarar sobre quién recae la responsabilidad en términos sociales, medioambientales o sobre la salud humana si estas tecnologías fallan, por ejemplo en el caso de un accidente de un vehículo no tripulado.
Para ello, apuestan por la creación de una agencia europea que ofrezca el asesoramiento necesario a las autoridades nacionales en materia de robótica e inteligencia artificial, así como ofrecer un código ético voluntario para delimitar las responsabilidades.
Entre las ideas expuestas en el informe europarlamentario figura prever botones de emergencia que permitan detener el robot si se produce algún problema.