Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los españoles gastan una media de 108 euros en productos falsificados de moda

Los españoles gastan una media de 108 euros en productos falsificados de modaInformativos Telecinco

Los españoles gastan alrededor de 108 euros por persona en productos falsificados de moda, mientras que destinan 64,7 euros en artículos y prendas deportivas, según se desprende de los datos de la Asociación Nacional para la defensa de la Marca (Andema) analizados por la Asociación Empresarial de Comercio Textil y Complementos (Acotex).

Otra partida importante en productos falsificados se destina a la marroquinería y complementos, donde los españoles invierten cerca de 42,5 euros de media, mientras que el mayor gasto en este tipo de productos se realiza en electrodomésticos con un total de 204,9 euros.
El presidente de Acotex, Borja Oria, ha reconocido que el tema de las falsificaciones "preocupa muchísimo" al sector. "Es clave que los consumidores sean conscientes de que con estas compras están apoyando a una mafia. Además, destruye empleo y va en contra de la industria porque no pagan IVA ni Seguridad Social, y hacen un flaco favor a la nuestra economía".
"Es un lastre para el sector textil", reitera Oria, consciente de que la industria de la moda se ha visto muy castigada por la crisis económica, que encadena 7 años de caídas que en términos acumulados supera el 30%, mientras que el sector cerró 2013 con un descenso de las ventas de un 3,78%, hasta los 15.850 millones de euros.
El mercadillo y los rastrillos, con un 62%, son los lugares preferidos por los consumidores para adquirir los productos falsificados, seguidos por el top manta (37,2%), los comercios (21,6%) e Internet (21,4%).
Las razones que esgrimen los consumidores para adquirir prendas y productos falsificados son fundamentalmente por su menor coste (83,6%), por la utilidad similar al original (73,1%), la curiosidad (39,7%), la calidad similar al original (35,9%), siendo la moda el motivo para comprar con un 34,4%.