Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España sale de la recesión tras crecer un 0,1% en el tercer trimestre

La economía española salió en el tercer trimestre del año de la recesión técnica, la segunda que ha sufrido desde el estallido de la crisis y la más larga del periodo democrático, tras crecer un 0,1% entre julio y septiembre, según las estimaciones del Banco de España recogidas en su boletín económico de octubre. La entidad también ha detectado "algunas fricciones" en la oferta de crédito que podrían estar actuando como "freno" a la recuperación económica.

Un país entra en recesión técnica cuando acumula dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo y sale de ella cuando muestra tasas positivas en un trimestre. Con el crecimiento del 0,1% registrado en el tercer trimestre, la economía española entra en positivo tras nueve trimestres de contracción y dice adiós a la llamada recesión técnica.
A lo largo de la crisis, España ha entrado dos veces en recesión. En el tercer trimestre de 2008, por primera vez en 15 años, la economía entró en recesión y salió de ella en el primer trimestre de 2010. La alegría duró poco y la economía española volvió a mostrar tasas negativas a partir del segundo trimestre de 2011, entrando de nuevo en recesión en el tercer trimestre de ese mismo año. Dos años y medio después, el Banco de España confirma que la recesión técnica ha finalizado.
Algunos países de la UE se han adelantado a España y ya abandonaron la recesión en el segundo trimestre de este año, entre ellos Irlanda, Francia, Portugal, Finlandia, Dinamarca y República Checa.
El Banco de España ha detectado "algunas fricciones" en la oferta de crédito que podrían estar actuando como "freno" a la recuperación económica, derivadas a los elevados costes de financiación de la banca española por la fragmentación de los mercados financieros en Europa.
En su último boletín, el supervisor ha subrayado que estas fricciones inciden con mayor intensidad sobre las pymes. En este sentido, ha insistido en una serie de líneas de acción para potenciar la financiación hacia este segmento, como puede ser reforzar el papel del Instituto de Crédito Oficial (ICO).
No obstante, el Banco de España ha asegurado que se está produciendo una reasignación de la financiación a favor de los agentes más productivos y menos endeudados, con el fin de dotar de crédito a nuevos proyectos rentables de inversión. El supervisor ha recordado que la caída del crédito se explica en parte por el necesario desendeudamiento de las familias y las empresas.