Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España perderá peso en el BCE con la entrada de Lituania en el euro

El presidente del Eurogrupo: Habrá "situaciones desagradables" en la banca europeaInformativos Telecinco

Los ministros de Economía de la eurozona respaldan que Lituania adopte el euro el 1 de enero de 2015 y se convierta en el decimonoveno país de la eurozona. La entrada de Lituania desencadenará un nuevo sistema de rotación en el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), que hará que España pierda peso en la toma de decisiones de política monetaria al no estar presente en el directorio.

Con el nuevo sistema de rotación, los gobernadores de los bancos centrales de los Estados miembros quedarán repartidos en dos grupos. El primero estará formado por los cinco grandes países de la eurozona --Francia, Alemania, Italia, España y Holanda-- y contará con cuatro votos.
El derecho de voto en este grupo rotará cada mes, lo que significa que el gobernador del Banco de España, Luis Linde, se quedará sin votar en las decisiones de política monetaria una vez cada cinco meses, aunque seguirá teniendo derecho a asistir a las reuniones.
Lo mismo ocurre con el resto de los grandes países, pero la diferencia es que tanto Alemania, como Francia e Italia tienen un representante permanente en el directorio del BCE, que podrá votar en todo momento, mientras que España lo perdió su silla en el comité ejecutivo en 2012.
Los otros 14 gobernadores de bancos centrales de la eurozona contarán con 11 votos. El objetivo de este nuevo sistema de rotación es mantener la eficacia en la toma de decisiones pese al aumento de Estados miembros.
El Eurogrupo y el Ecofin respaldarán la entrada en el euro de Lituania -cuya candidatura fue rechazada en 2006- por considerar que cumple todos los criterios de convergencia exigidos, según el dictamen de la Comisión. No obstante, el BCE ha avisado de que existen riesgos en cuanto a la inflación.