Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España deja de ingresar unos 1.500 millones por la inversión que recibe procedente de paraísos fiscales

España deja de ingresar aproximadamente 1.550 millones de euros anuales por la inversión directa que recibe procedente de los 15 principales paraísos fiscales con los que opera, según un estudio de Oxfam Intermón, que denuncia que en el último año se ha triplicado la inversión que ha salido de España hacia estos territorios.
Así, indica que tan sólo estos 15 paraísos fiscales atraen el doble de inversión desde España que toda América Latina o 43 veces más que China.
Al mismo tiempo, el 67% de la inversión de entrada a España en los seis primeros meses de 2016, dos de cada tres euros, tiene como punto de origen alguno de estos 15 territorios fiscalmente "más agresivos". Según Oxfam, únicamente cuatro de estos 15 territorios están en la lista oficial española de paraísos fiscales: Islas Vírgenes Británicas, Islas Bermudas, Islas Caimán y Mauricio.
Oxfam Intermón denuncia que España cuenta con un sistema fiscal regresivo, en el que el 84% de la contribución fiscal recae sobre las familias, frente a un 13% que recae sobre el sector empresarial. "El esfuerzo sigue recayendo mayoritariamente en las familias, mientras se siguen protegiendo los privilegios de las grandes empresas o de unos pocos", apunta.
Así, tras dos años de crecimiento económico, mientras que los impuestos que gravan a las familias se sitúan ya en niveles previos a la crisis, y en algunos casos como el IVA, incluso por encima, la recaudación por el Impuesto sobre Sociedades ha sido en 2015 menos de la mitad que en 2007.
A la vista de estos datos, Oxfam señala que en España los hogares de ingresos más bajos soportan una presión fiscal sobre impuestos indirectos (IVA, principalmente) tres veces superior a la que soporta el 20% más rico.
Por otro lado, destaca que durante el año 2016 el peso de los beneficios empresariales sobre la renta nacional superará el valor de 2008, mientras los salarios seguirán estando seis puntos por debajo de los de ese año, ejercicio en el que se inició la crisis económica.
Como resultado, el porcentaje de personas trabajadoras pobres en España, que no alcanza un ingreso suficiente para satisfacer sus necesidades básicas, se ha incrementando hasta alcanzar el 13,2% del total en 2015, un año ya de recuperación económica, el tercero más alto de toda la UE, tras Rumanía y Grecia (18,6% y 13,4%, respectivamente).