Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La reunión de Empleo con patronal y sindicatos sobre pensiones se celebrará el próximo martes

La reunión entre la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, con los dirigentes sindicales y empresariales para hablar sobre pensiones prevista para este jueves, que había sido aplazada por motivos de agenda, se ha fijado para el próximo martes por la mañana, según han informado a Europa Press en fuentes de la negociación.
Al encuentro, previsto inicialmente para este jueves, habían sido convocados los líderes de los sindicatos CC.OO. y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Pepe Álvarez, y de las patronales CEOE y Cepyme, Juan Rosell y Antonio Garamendi, respectivamente.
La reunión coincidía en el tiempo con las 60 movilizaciones y concentraciones convocadas por los sindicatos del jueves y hasta el próximo domingo en toda España en protesta por los límites impuestos por el Gobierno en el proceso de diálogo social.
Los sindicatos no habían confirmado su asistencia a esta reunión a expensas de la agenda y del orden del día de la misma, si bien finalmente el encuentro se celebrará el próximo martes, dos días después de la concentración central en Madrid que pondrá fin a las cuatro jornadas de movilizaciones convocadas por CC.OO. y UGT.
La titular de Empleo consultará a los interlocutores sociales sus posturas sobre las pensiones, en el marco de la reforma del sistema de pensiones que analiza la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los acuerdos del Pacto de Toledo del Congreso.
El Gobierno ha aprobado un aumento de la base máxima del 3% el próximo año, hasta los 3.751,2 euros, mientras que las bases mínimas se incrementarán en el mismo porcentaje que el salario mínimo, un 8%.
Además, el Ejecutivo planea hacer compatible el cobro del 100 % de la pensión con el empleo, con el único requisito de haber llegado a la edad ordinaria de jubilación, es decir, a los 65 años.