Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los tipos de EEUU, la deuda de las EMEs, China, el terrorismo o el Brexit, principales riesgos para el BCE

El Banco Central Europeo (BCE) ha publicado este miércoles un informe en el que presenta su valoración acerca de los principales desafíos globales, entre los que alude a las expectativas monetarias de Estados Unidos, la deuda externa de las Economías de Mercados Emergentes (EMEs), la economía china, las tensiones geopolíticas y el terrorismo, además de las consecuencias del Brexit.
Así, la entidad comunitaria se refiere a los posibles riesgos que podrían derivarse de un cambio abrupto en las condiciones financieras mundiales, especialmente por la incertidumbre en torno al ciclo de ajuste de la política monetaria de la Reserva Federal (Fed).
Y es que, a pesar de que desde mediados de 2016 los tipos de interés han subido "moderadamente" en EEUU, los referentes a largo plazo siguen siendo "muy bajos", señala el BCE.
Por otro lado, expone que en los últimos años las vulnerabilidades y los desequilibrios en las EMEs están disminuyendo, adquiriendo una estructura más sólida para hacer frente a las crisis financieras adversas, gracias a que los tipos de interés reales están creciendo, la inflación cae, el crédito crece ligeramente y los desequilibrios de las cuentas corrientes están disminuyendo.
No obstante, pese al resurgimiento de los países emergentes, la entidad presidida por Mario Draghi se refiere a aquellos con elevadas deudas externas como los más vulnerables, ya que están "fuertemente expuestos" a las condiciones financieras de los mercados globales.
Asimismo, manifiesta que las preocupaciones en el corto plazo para la economía china debido a una "fuerte desaceleración de la actividad, la salida de capitales, o la depreciación del renminbi chino "se han mitigado" debido al "soporte político".
En este sentido, aunque el BCE destaca la reacción del gobierno chino en cuanto al apoyo fiscal, el gasto en infraestructuras o la aplicación de condiciones más estrictas al capital como bases para "aliviar" las preocupaciones, le inquieta el elevado apalancamiento y el "significativo" incremento de los costes.
De igual forma, hace referencia a las tensiones geopolíticas, que asevera "continúan siendo altas", aunque han variado con el tiempo en intensidad y ubicación. Actualmente, las preocupaciones se centran en los conflictos de Oriente Medio, las tensiones entre Corea del Norte y del Sur, el choque político entre Turquía y la Unión Europea o las incertidumbre en torno a las verdaderas intenciones de la nueva Administración de EEUU.
Además, se refiere a los ataques terroristas o las tensiones geopolíticas que abren el camino a la posibilidad de guerras, como cuestiones de dimensión global y cuya "probabilidad e impacto son difíciles de estimar".
Finalmente, hace alusión al divorcio británico y concretamente a las condiciones que se negociarán como vía para sacar a Reino Unido de la Unión Europea, así como sus efectos sobre el comercio futuro.