Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Draghi dice que la recuperación mundial continuará a pesar de las incertidumbres políticas y económicas

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha asegurado este lunes en la Eurocámara que la economía mundial continuará con su recuperación a pesar de las incertidumbres políticas y económicas globales y con un crecimiento aún menor al que existía antes de la crisis financiera.
"Se espera que la economía global continúe su recuperación, aunque el crecimiento seguirá siendo inferior al de antes de la crisis. Mientras muestra señales de solidez, la economía global se enfrenta a significativas incertidumbres políticas y económicas", ha afirmado ante la comisión europarlamentaria de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo.
En esta línea, el banquero italiano ha señalado que la economía de la eurozona sigue expandiéndose a un ritmo "moderado pero constante", a pesar de los "efectos adversos" que suponen estas incertidumbres globales. "Esta tendencia al alza se espera que continúe, en gran medida gracias a nuestra política monetaria", ha manifestado.
No obstante, Draghi ha insistido en que la política monetaria "no puede ser la única" y "no puede generar ella sola un crecimiento sostenible y equilibrado. Por ello, ha defendido una vez más la necesidad de adoptar políticas fiscales y estructurales para reforzar el crecimiento y hacerlo más inclusivo.
"El bajo crecimiento de la productividad, los problemas del sector bancario y el progreso limitado con reformas estructurales son cuestiones que deben abordarse rápido", ha defendido.
En este sentido, Draghi ha asegurado ser consciente de que la "atención" política ha cambiado y ahora Europa está centrada en la seguridad. Si embargo, ha subrayado que Europa podrá protegerse mejor a sí misma si tiene una economía "fuerte y sólida". "Una lección importante de la crisis es que una casa a medio construir no es estable, es frágil", ha ejemplificado.