Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Draghi recoge la petición de Bruselas y pide estímulos fiscales para impulsar la recuperación de la eurozona

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, se ha alineado este lunes con la propuesta de la Comisión Europea presentada la semana pasada y ha reclamado a los socios de la eurozona que adopten políticas fiscales expansivas que puedan impulsar la recuperación económica, una posición que ya había defendido en numerosas ocasiones los últimos meses.
"Las políticas fiscales deberían también apoyar la recuperación económica, al mismo tiempo que sigan cumpliendo con las normas fiscales de la Unión Europea. Por ejemplo, una composición de las políticas fiscales favorable al crecimiento podría impulsar el crecimiento", ha señalado durante su discurso inicial ante el pleno de la Eurocámara en Estrasburgo.
El Ejecutivo comunitario recomendó el pasado miércoles a los Estados miembros con "espacio fiscal" suficiente, como Alemania o Países Bajos, que den paso a una política económica más expansiva y que se alcance un esfuerzo fiscal en 2017 equivalente al 0,5% del PIB de la zona euros, unos 50.000 millones de euros.
Al mismo tiempo, Draghi ha reclamado que la adopción de reformas estructurales debe acelerarse "sustancialmente", en particular las relacionadas con acciones políticas para incrementar la productividad y mejorar el entorno de negocios.
"Es ahora más importante y necesario que nunca que Europa responda cohesionada y decisiva a los retos a los que se enfrenta", ha expresado el banquero italiano, antes de citar al que fuera presidente de Italia entre 1999 y 2006, Carlo Azeglio Ciampi: "Si actuamos solos, estaremos a merced de eventos más grandes que nosotros, eventos que amenazan la paz y la seguridad europeas".
INSISTE EN QUE EL BCE MANTENDRÁ LOS ESTÍMULOS
Draghi ha defendido ante los eurodiputados la política monetaria desarrollada por el BCE y ha insistido en que la institución mantendrá el "sustancial grado de acomodamiento monetario" necesario para alcanzar una inflación cercana pero inferior al 2% en el medio plazo.
Así, ha apuntado que el incremento del nivel de precios esperado para los próximos meses estará dominado por factores relacionados con el aumento de los precios del petróleo. "No estamos viendo un fortalecimiento consistente de la dinámica subyacente de precios", ha explicado. Además, ha asegurado que el aumento de los precios "todavía se sustenta en la continuación del nivel sin precedentes de los estímulos monetarios en lugar de un cierre gradual del 'output gap'".
En esta línea, ha reivindicado que los estímulos del BCE han sido un factor "clave" para la evolución económica positiva de la eurozona, al mismo tiempo que ha destacado que las comparas de activos, las subastas de liquidez (conocidas como TLTRO) y la política de bajos tipos de interés han apoyado "firmemente" la recuperación.
En cualquier caso, ha subrayado de nuevo que la política monetaria debe acompañarse de "acciones efectivas" en otras áreas. "Seguimos enfrentándonos a una serie de desafíos estructurales que están frenanzo una expansión más dinámica de la economía de la zona euro. Es necesario diseñar las políticas adecuadas para abordar las vulnerabilidades existentes y los retos", ha afirmado.
EL "RETO" DE LA RENTABILIDAD DEL SECTOR FINANCIERO
Por otro lado, Draghi ha subrayado que un aspecto "importante" que ha contribuido a la firmeza de la zona euro frente a incertidumbres causadas, por ejemplo, por el Brexit o la crisis de las economías emergentes ha sido el "sólido" sistema financiero, aunque ha advertido de que la rentabilidad de los bancos de la zona euros sigue siendo un "reto" que abordar.
"Un sistema bancario más firme ha sido capaz de responder al impulso originado por nuestra política monetaria y de facilitar la recuperación del crédito (...). No obstante, una serie de factores estructurales siguen pesando en la capacidad del sector financiero para apoyar la recuperación de la zona euro. Principalmente, la rentabilidad de los bancos sigue siendo un reto que abordar", ha indicado
De esta forma, aunque ha admitido que la rentabilidad de los bancos o el precio de sus acciones no es una cuestión que esté dentro de las competencias de los políticos, ha avisado de que aumenta los costes de financiación de las entidades, lo que puede reducir en última instancia la capacidad de préstamo a la economía real. "Debemos por lo tanto considerar qué factores están detrás de esto y qué podemos hacer para solucionarlos", ha animado.
"Mientras la rentabilidad está siendo afectada por cuestiones estructurales, como la sobrecapacidad y las estructuras de costes ineficientes, la racionalización y la consolidación debe formar parte de la respuesta", ha apostillado.