Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Delegados sindicales de Navantia se concentran ante la SEPI y no logran entrevistarse con su presidenta

Los presidentes de los comités de Ferrol, Cádiz y Cartagena denuncian que la dirección les impidió participar en una asamblea
El presidente del comité de empresa de Navantia Ferrol, Javier Galán (CC.OO.), ha denunciado la decisión de la dirección de la empresa naval pública de "impedir a los cuatro presidentes de los comités de empresa de otros tantos centros de trabajo --Ferrol, Cartagena y dos de la Bahía de Cádiz-- participar en una asamblea de trabajadores" de la sede central de la compañía, situada en Madrid.
Esta decisión ha generado momentos de tensión con efectivos de la Policía Nacional desplegados en la zona, ya que las respuesta de los delegados sindicales y de sus compañeros ha sido la de "mostrar su rechazo a que en su propia casa, mostrando la acreditación e identificándose, no se les permita la entrada", acción que ha sucedido sobre las 9.45 horas de este martes.
Dichas manifestaciones las ha realizado Galán desde Madrid, ante el edificio administrativo de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), propietario único de la sociedad pública Navantia, y con cuya presidenta, Pilar Platero, no han logrado entrevistarse.
Allí han permanecido concentrados los delegados de los centros de trabajo de todo el país, para mostrar su rechazo a que la empresa todavía no haya hecho efectiva la sentencia firme de una de las salas de lo social del Tribunal Supremo (TS), que ha invalidado el IV Convenio Colectivo y obliga a la compañía pública a regir sus relaciones laborales por el anterior convenio.
NUEVO DESENCUENTRO
Posteriormente, los delegados sindicales se han dirigido a las puertas de la SEPI. "De nuevo vemos como nos cierran las puertas y nos impiden presentar un documento en el que solicitamos ser recibidos por la presidenta de la SEPI, por Pilar Platero", han remarcado.
Galán ha asegurado que fue en ese momento cuando llegaron a la zona "diputados y senadores de Ciudadanos, PSOE y Unidos Podemos". "Han sido testigos de como una sociedad pública impide que los trabajadores podamos hacer entrega de un documento en registro, e incluso ellos se han brindado a hacer esta gestión, porque son representantes públicos y entienden que no se les puede negar la entrada en SEPI", ha incidido.
Según ha incidido, momentos más tarde pudieron acceder dos representes de los trabajadores al interior del edificio, tras "una pequeña negociación y pidiendo por cuarta vez una entrevista con Platero que tampoco se ha podido dar".
DEMANDAS
El representante de CC.OO. ha asegurado, en declaraciones a Europa Press, que en dicho documento registrado se le ha vuelto a trasladar que el Tribunal Supremo, en una sentencia de noviembre, "ha anulado el IV Convenio y que seguirnos a expensas de lo que determine la Dirección General de Costes del Ministerio de Hacienda".
También ha denunciado que "no es cierto que todos los centros tengan carga de trabajo, ya que tanto en Fene (A Coruña), como en San Fernando (Cádiz), están sin ningún tipo de actividad", además de haber incidido una vez más en la petición de "cese fulminante del presidente de Navantia, José Manuel Revuelta, que es capaz de llamar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para impedir el libre acceso de los trabajadores, que no somos gente peligrosa, y que deberían de estar más pendientes de los corruptos que hay en este país".
La concentración se ha desarrollado de manera más pacífica desde el mediodía y hasta las 17,00 horas, momento en que la han dado por finalizada. De manera paralela, los trabajadores en el astillero de Ferrol se han quedado encerrados hasta esa misma hora, tras finalizar su jornada de mañana, como muestra de solidaridad con sus representantes en Madrid.