Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alemania impone el retraso de la recapitalización de la banca

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE se preparan para la foto de familiaEFE

Los líderes europeos han acordado este jueves retrasar más allá del 1 de enero de 2013 -fecha que se había pactado en la anterior cumbre de junio- la supervisión de la banca a cargo del Banco Central Europeo (BCE), tal y como reclamaban Alemania y sus aliados, según han informado fuentes diplomáticas. Ello significa que se aplaza también la recapitalización directa de entidades a cargo del fondo de rescate, que está supeditada a la creación de este supervisor único.

El retraso se expresará cambiando una sola palabra en el proyecto de conclusiones del Consejo Europeo. Donde en el borrador inicial se pedía a los legisladores acelerar las negociaciones sobre la norma que da nuevos poderes al BCE con el objetivo de "completarla" de aquí a final de año, ahora se dirá "acordarla", según las fuentes.
Ello significa que todavía quedarán trámites pendientes más allá del 1 de enero de 2013. En su propuesta original, la Comisión preveía que el BCE supervisara ya el 1 de enero a los bancos españoles que hubieran recibido ayudas europeas, abriendo la puerta a su recapitalización directa.
El impacto de este retraso sobre el rescate bancario de España es incierto, ya que todavía debe discutirse a nivel técnico si la recapitalización directa tendrá o no carácter retroactivo. Si finalmente se decide que no -como sostienen Alemania, Finlandia y Holanda- el programa español podría quedar fuera porque está previsto que concluya en junio de 2013.
Alemania y otra media docena de países han dejado claro en las discusiones previas al Consejo Europeo que ven imposible acordar la norma que convierte al BCE en supervisor único antes de que acabe el año, pese a que se comprometieron a ello en la anterior cumbre de junio. La aprobación de la ley exige unanimidad.